Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inquietud en Palma de Mallorca

El grupo más importante de los pasajeros españoles a bordo del avión secuestrado lo forma una tripulación completa de la compañía aérea TAE (Transportes Aéreos Españoles), unida comercialmente a la naviera Aznar, que tiene su base en el aeropuerto mallorquín. Esta tripulación se dirigía hacia Frankfurt para hacerse cargo de un avión Caravelle de la compañía que tenía que regresar a Ibiza. TAE es, junto con las compañías Spantax y Transeuropa, una de las compañías con base en la isla que realizan vuelos turísticos entre los países del norte de Europa y los archipiélagos de Baleares y Canarias. El copiloto de esta tripulación es el joven mallorquín, de veintitrés años, Jaime Deyá Frutos. Su esposa, Paula Domenech; espera un niño dentro de poco.El comerciante mallorquín. Gregorio Cañellas se encuentra también a bordo del avión secuestrado, junto con su hija Gabriela, de dieciocho años. Cañellas tiene nacionalidad alemana. Hace ahora cinco años fue muy aireado por la prensa deportiva europea, ya que como presidente de un club de fútbol de la Bundesliga, el Kickers Offenbach, protagonizó un soborno.Otro de los pasajeros es el joven abogado Antonio Alberti Caimari, residente en Inca, que viajaba a Frankfort por motivos profesionales. Posiblemente la persona más conocida en la isla que figura entre los secuestrados es el súbdito alemán Hans Heyn-Hasse, que reside en Mallorca desde el año 1960 y se dedica a los negocios turísticos y a promover combates de boxeo. Su hermana, la señora Johana Heyn, ha manifestado al corresponsal de EL PAIS que hace tres meses sufrió un amaeo de infarto de miocardio que le obligó a estar internado, en una clínica durante más de treinta días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de octubre de 1977