Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se agrava el conflicto de, "Diario de Barcelona"

El alcalde de Barcelona, José María Socias, requirió ayer la presencia en su despacho oficial del propietario principal de Diario de Barcelona, el industrial José María Santacreu, para expresarle su preocupación ante el conflicto aparecido en la redacción del rotativo, decano de la prensa continental europea, después de que fuege comunicado el despido a cinco redactores. La. empresa aduce falta de disponibilidad económica, rnientras que la redacción aduce que podría haber como base de los despidos «motivos relacionados con la supuesta militancia política con uno o algunos de los redactores despedidos en el Partido Socialista Unificado de Cataluña» (véase EL PAIS de 28 y 29 de julio.)El conflicto, en efecto, ha alcanzado cotas de importancia, perfectamente visibles en la edición de ayer en que el periódico constaba, por segundo día consecutivo, de sólo veinticuatro páginas. En él aparecían muy pocas informaciones firmadas, ya que prácticamente la totalidad de la redacción expresó el deseo de que su nombre no figurara al pie de sus trabajos.

Las cuatro organizaciones sindicales presentes entre los periodistas barceloneses -CCOO, UGT, CNT, y Sindicatos de Trabajadores de Prensa de Barcelona- intentaron infructuosamente ayer por la mañana dialogar con el señor Santacreu. Anoche manifestaron que iban a intentar otro contacto, movidos por su ya expresada solidaridad con los trabajadores del veterano periódico.

La empresa ha mostrado por el momento gran firmeza en su postura de no modificar los despidos de los cinco redactores. Por otro lado, destacó una clara intervención del director del periódico -efectuada en el transcurso de una asamblea, que tuvo lugar anteanochesolidarizándose con toda la redacción y agradeciendo con toda formalidad delante del consejero delegado, Man u_el Milián Mestres, la dedicación al periódico de toda la redacción.

La misma solidaridad con la redacción ha sido formulada por los trabajadores de talleres y los-de administración, también presentes en la aludida asamblea.

El portavoz oficial de la redacción señaló a EL PAIS que .«casi todas las secciones del periódico funcionan de manera muy anormal, ya que nos negarnos a llevar a cabo trabajos que no son de nuestra estricta competencia». En base a ello, los auxiliares de redacción se limitan a preparar noticias de agéncia, sin ni tan siquiera titularlas, mientras que los redactores que, por hallarse un tercio de la redacción de vacaciones, desempeñan provisionalmente funciones de rango superior a las habituales, han renunciado a las mismas. Tal ha sido el caso de un redactor jefe que ha abandonado sus funciones provisionales de subdirector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de julio de 1977