Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Gente

Calígula,

el despótico emperador romano que se hizo famoso por sus crueldades y por haber nombrado senador a su caballo, no era viril y tuvo que someterse a un tratamiento hormonal. Alrededor de esta cuestión gira el guión de la película Las calientes noches de Calígula, que se ha terminado de filmar en Roma bajo la dirección de Roberto Montero. Según el director italiano, «el filme es una parodia de Calígula, en clave erótica, pero también busca presentar una imagen divertida y picante de la época del imperio romano».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de julio de 1977