Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Dimisiones frustradas y corporaciones sin claras tendencias

Las dimisiones de alcaldes para presentarse como candidatos a las elecciones no fueron numerosas en el País Valenciano. Mientras el de Alicante, José Manuel Martínez Aguirre, dimitía para quedarse fuera de la coalición Unión de Centro Democrático, por la presión que los liberales han ejercido en las candidaturas valencianas a favor de una credibilidad democrática. Vicente Pla, alcalde de Castellón, anunció un día que iba a dimitir, para rectificar al siguiente diciendo que lo había pensado mejor.Pero no todo han sido dimisiones frustradas. El alcalde de Sagunto, Emilio Adán García, a su vez asesor jurídico de Altos Hornos del Mediterráneo, empresa a la que ha tenido que oponerse reiteradas veces por presión de los vecinos, dimitía para ser número dos para el Congreso por Anepa-Centro Popular, coalición que se otorga la defensa de la reforma y el voto Suárez. Por su parte, Rafael Terol, alcalde de Alcoy (Alicante), tras dudar entre el Partido Popular y Unió Democrática del País Valenciá (UDPV), miembro del Equipo de la Democracia Cristiana, optó por este último partido, para presentarse al Senado por Alicante.

Su imagen corresponde a la última hornada de alcaldes que solicitaron la autonomía regional. En principio, no existe una clara tendencia de las corporaciones valencianas hacia una u otra opción. Por el momento, los indicios de presión caciquil sobre la población no son relevantes. En medios municipales se estima que lo que hace unos meses pudo ser voto de Alianza Popular, ha cambiado con la participación del presidente Suárez en UCD y la clara ventaja de esta coalición sobre AP. Los alcaldes perseguirían no entrar en conflicto con la nueva mayoría política.

La presentación como senador del actual gobernador civil, de Logroño, José María Adán García, consejero nacional del Movimiento, apoyado por un amplio espectro de partidos, habría sido la alternativa más clara para aprovechar el antiguo aparato del Movimiento en un triunfo electoral. Sin embargo, la operación no se culminó, a pesar de que el consejero nacional, hermano del ex alcalde de Sagunto, hubiese realizado una intensa campaña de conferencias en todos los pueblos durante el primer trimestre del año.

Por lo que respecta al número dos para el Senado este grupo, Joaquin López-Rossat, Senado de su presidencia de la comisión de destaca deportes y turismo en la Diputación Provincial, y dirección de la comisión de personal y mecanización, compartida con Emilio Adán. El número dos de este grupo en el Senado es Julio de Miguel, presidente del Sindicato de Frutos y relevante exportador naranjero, que podría atraer el voto del campo y hermandades que no apoyan a Luis Font de Mora, senador por UDPV y presidente de la UTECO.

En Castellón, la actuación de la candidatura independiente de centro, que encabeza el ex subsecretario de Gobernación, José Miguel Ortí Bordás, levanta fundadas suspicacias de la hegemonía, que dispone en las corporaciones de la provincia y antiguas estructuras sindicales. Las candidaturas de izquierda denuncian que hay electores que han recibido, junto a la papeleta que indica la mesa en que deben votar, las correspondientes papeletas de voto de la mencionada candidatura. Asimismo, constatan él fácil acceso que posee a los organismos provinciales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de junio de 1977

Más información

  • PAIS VALENCIANO