Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muerto en Bilbao tras obligado a beber coñac y aceite de ricino

En el hospital civil de Bilbao se produjo el pasado lunes la muerte de Francisco Javier Núñez, de 38 años de edad en circunstancias que no han sido aclaradas. El fallecimiento se produjo como consecuencia de una fuerte afección de cirrosis hepática provocada, según declaró a EL PAÍS la familia del señor Núñez, por el hecho de haberse visto obligado éste a ingerir una gran cantidad de coñac y aceite de ricino.

Según un hermano de Francisco Javier Núñez, los hechos se produjeron de la forma siguiente: el pasado 15 de mayo, durante la celebración en el País Vasco de la semana pro amnistía, el señor Núñez, domiciliado en la calle del General Eguía, número 13, de Bilbao, se encontraba en la citada calle comprando periódicos cuando fue golpeado por efectivos antidisturbios de la Policía Armada, a consecuencia de lo cual sufrió varias contusiones.Según las mismas fuentes familiares, el señor Núñez acudió el día 17 de mayo al juzgado de guardia del Palacio de Justicia, de Bilbao, para denunciar tales hechos, siendo golpeado a la salida del mismo por un grupo de personas, de las que el hermano de Francisco Javier Núñez no pudo precisar su identidad, ya que según sus declaraciones, su hermano no estaba en condiciones de poder contarlo. Tampoco pudo precisar en qué lugar exacto se produjo la agresión. Los mismos individuos obligaron a ingerir a Francisco Javier Núñez una botella de coñac y otra de aceite de ricino, a consecuencia de lo cual tuvo que ser hospitalizado por sufrir fuertes vómitos de sangre. La familia aseguró, asimismo, que el señor Núñez padecía cirrosis hepática, enfermedad que tenía controlada.

Tras seis días de hospitalización en el pabellón Jado del citado hospital de Bilbao, falleció en la mañana del pasado lunes.

En contra de los rumores que circularon ayer en Bilbao sobre los supuestos malos tratos por personas sin identificar recibidos por Francisco Javier Núñez, el secretario general de la Jefatura Superior de Policía de Bilbao, Emilio Rodríguez, declaró a EL PAÍS que era rigurosamente falso que Francisco Javier Núñez hubiese acudido a ninguna comisaría para presentar denuncia alguna, y que no se habían producido los hechos a los que se refiere la familia del fallecido.

Por su parte, el doctor Fariñas, del cuadro médico del hospital civil de Bilbao, que atendió durante su enfermedad y muerte a Francisco Javier Núñez, confirmó que el fallecimiento había sido, efectivamente, a consecuencia de una cirrosis hepática que el difunto tenía diagnosticada desde hacía cinco años, pero que en el momento en que fue ingresado en el hospital presentaba contusiones en la espalda y en las nalgas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de junio de 1977

Más información

  • La familia denuncia malos tratos