Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alfonso Vallejo, premio Lope de Vega

El ganador presentó siete obras y fue finalista con tres

Alfonso Rodríguez Vallejo ha recibido el premio Lope de Vega con serenidad y templanza. Algo muy poco frecuente cuando se llevan veinte años escribiendo y se tienen veintitantos títulos guardados en un cajón. Presentó, según parece, siete obras al concurso y llegó a la final con tres de ellas. Había decidido asaltar el Lope de Vega. Lo conquistó.El Lope de Vega es un premio teatral creado en 1932 por el Ayuntamiento de Madrid. La dotación comenzó con 10.000 pesetas y está hoy en 300.000. Pero lo ¡mportante es que la obra premiada debe estrenarse en el teatro Español. Ha sucedido así desde el primero de los premios -Joaquín Dicenta, hijo, con Leonor de Aquitania, drama histórico -hasta el incendio y cierre del teatro. El segundo Lope de Vega fue La sirena varada, de Casona; el tercero se lo llevaron Asenjo y Torres del Alanio. V¡no la guerra y al reanudarse la convocatoria, en 1947. Buero Vallejo renovó la lista con la famosa Historia de una escalera.

El sistema de los concursos no goza de la aprobación general. Es defectuoso y, sobre todo, obliga al jurado a imaginar la potencia proyectiva de unos textos. Pero no parece fácil encontrar otro sistema. Hoy por hoy el premio Lope de Vega goza de la estimación general, sin duda por haber señalado bastantes nombres importantes y también, claro está. por esa seguridad de estreno que lo acompaña.

Seguridad de estreno... Están retrasados esos estrenos; algún autor ha renunciado a sus derechos y el pobre teatro Español sigue cicatrizando al aire, cuando el aire, el sol y la lluvia no le abren un poco más sus heridas. La última vez que el tenia se suscitó fue cuando Adolfo Marsillach dirigió una carta abierta al alcalde. La carta mereció va rías respuestas. Pareció más lógico contestar a Marsillach que reconstruir el teatro. El Español se incendió y así queda. Tal como el fuego lo dejó. Ahora se insinúa que el Lope de Vega podría estrenarse en el centro cultural de la plaza de Colón. Esperemos que no arda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de mayo de 1977