Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Vaticano, preocupado por la beligerancia de la Iglesia polaca

La postura beligerante de la jerarquía católica polaca parece preocupar en el Vaticano. Esta puede ser la razón de que, por segunda vez en este año, se haya trasladado a Varsovia el secretario de Estado de la Santa Sede, monseñor Luigi Poggi.El arzobispo Poggi llega en esta ocasión a Polonia en plena efervescencia antigubernamental, estimulada en gran parte por las últimas homilías del cardenal primado, Stefan Wyszynski. El arzobispo de Varsovia, que no ocultó su disconformidad hace dos años por los contactos directos del Vaticano con el Gobierno polaco, sin previa comunicación a la jerarquía católica del país, parece ser el obstáculo principal en la ostpolitik de la Santa Sede respecto de las autoridades de Polonia.

Por otro lado, el establecimiento de una nunciatura en Varsovia, que sería la segunda creada en Europa socialista, después de la de Belgrado, choca con la resistencia del primado y de una parte de la Conferencia Episcopal, considerada como muy conservadora

La Conferencia Episcopal insiste en reclamar soluciones a los problemas planteados tras la reestructuración diocesana que siguió a la desaparición de las diócesis alemanas en territorio polaco. El cardenal reclama una mayor contribución estatal para la construcción de templos, posibilidad de editar nuevos periódicos católicos y libertad absoluta de movimiento para los estudiantes católicos que deseen trasladarse a Occidente.

En estas circunstancias, el Vaticano parece dispuesto a reemprender sus contactos en Varsovia teniendo como interlocutores a los políticos y a la jerarquía católica. Su principal función sería. en estas circunstancias, actuar como mediador entre la Iglesia y el Estado polaco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de mayo de 1977

Más información

  • Viaja a Varsovia el secretario de Estado de la Santa Sede