Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Piden responsabilidades sobre la demolicion parcial del palacio de Gamazo

«El derribo parcial del palacio de Gamazo, en Génova, 26, es por desgracia sólo un dato sintomático de una situación generalizada en nuestro patrimonio artístico, cuya solución global no admite ya más demora», dice un escrito avalado por mil firmas recogidas entre altas corporaciones académicas, campos de la cultura, de los partidos políticos en un amplio espectro, asociaciones cívicas y sociales, en el que se critica profundamente la situación, creada con esta casa-palacio, monumento histórico-artístico, cuyas obras de demolición fueron paralizadas por la policía el pasado martes.«La insólita peripecia de esta aventura inmobiliaria -continúa el escrito- se sale por todos los conceptos de lo corriente y de ahí su continua actualidad. No se trata del tradicional derribo de una casa huérfana de protección legal, sino de la destrucción artera de un inmueble sobre el que pesaba la incoación de expediente para su declaración como monumento histórico-artístico.»

Puntualiza el escrito que no se trata tan solo de defender una casa sino de salvar una ciudad, Madrid, que necesita con absoluta urgencia que se firme ya la orden de incoación de expediente para la declaración de amplios sectores de la ciudad como casco histórico protegido.

La casa-palacio de Gamazo, obra del arquitecto Velázquez Bosco, edificada a finales del siglo XIX, tiene incoado expediente de declaración como monumento histórico -artístico de carácter nacional, según resolución de 23 de noviembre de 1976. Por consiguiente la obra parcial de demolición, que se ha realizado sin autorización de la Dirección General del Patrimonio, está fuera de la ley.

Termina el escrito pidiendo responsabilidades y que se aclare rápidamente quién o quiénes, son las personas a las que cabe achacarle este acto ilegal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de mayo de 1977

Más información

  • Mil firmas de académicos, políticos y profesionales