Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grave cogida de El Merlo en Carabanchel

El interés de la novillada estuvo en el juego desigual de los bovinos. El primero cumplió en varas y llegó a la muleta dificil por el izquierdo; el segundo, bien en varas y noble en la muleta; el tercero, manso -total y condenado a banderillas negras, no tuvo problemas en la muleta; el cuarto, un manso con mucho trapío, tampoco dio problemas; el quinto, manso, con muchos pies, -sacó genio y murió en los medios como un bravo, y el sexto, otro manso, acabó difícil y descompuesto. Con este género triunfó Jesús Márquez, regular con el capote, jugó bien los brazos y media verónica tuvo verdadera calidad. A su primero le hizo una faena valiente, comenzada con eficaces doblones y hubo derechazos muy buenos, tal vez un poco rápidos, dio un buen natural y lo mejor fue un pase de pecho con la derecha, en el que se sacó al novillo por el hombro. No debe citar con el pico de la muleta, ni retrasar la pierna. Con el quinto se libró de una cornada, al caer en la cara del toro, se hizo el quite con el vuelo del capo te, luego estuvo valiente y eficaz en las dobladas, sin más lucimiento, pues faltó mando.«El Merlo», torero bastote y valentón, torea agachado hasta con la capa. En el tercero, se quedó muy quieto, pero con el defecto de retirar la muleta de la cara del novillo y de no correr la mano, torpón, fue varias veces desarmado. Al sexto lo banderilleó al quiebro con las cortas y sólo colocó dos palos por marcar el quiebro anticipadamente. Reincidió en sus defectos, aunque vimos, sueltos, algún derechazo estimable. Al matar por sexta vez le alcanzó el novillo en un derrote a la boca y fue llevado a la enfermería conmocionado. Mató al novillo Gámez, y el presidente, con grave desconocimiento del reglamento, no comenzó la nueva cuenta de tiempo y envió dos avisos más.

Plaza de Carabanchel

Cuatro novillos de Hidalgo Rincón y dos de Caridad des Allimes (1.º y 6.º). Terciados los tres primeros y con gran trapío los tres últimos. Rafael Gámez. Pitos. Bronca. Jesús Márquez. Oreja. Vuelta. Diego Ramos «El Merlo». Vuelta. Aviso y herido grave en la boca. Acabó Gámez, que oyó dos avisos antirreglamentarios.

Muy mal Gámez, sin recursos y con infinitas precauciones, causó una penosa impresión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de abril de 1977