Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recibimientos clamorosos a los etarras amnistiados

Entre ikurriñas y pancartas en petición de amnistía total fueron recibidos el domingo por la tarde, en Bilbao, Andoni Arrizabalaga, Iñaki Biar, Andoni Bedialaunetea, Josu Ibarguixi, y Joseba García Arambani. Más de 3.000 personas les recibieron en triunfo en la plaza de Zabalburu, y les transportaron a hombros, según salían de los coches, hasta un podio improvisado.

Los cinco se dirigieron a la multitud con ayuda de un megáfono, y después de agradecerle su presencia, señalaron que la lucha pro amnistía debía continuar hasta que no quedase un solo preso político en la cárcel.Después de entonar el Eusko Gudariak, cedieron los megáfonos a los representantes de otros partidos políticos, que pusieron de manifiesto la importancia de la movilización popular para la consecución no sólo de la amnistía, sino de las libertades para todos los partidos políticos. Fuerzas del orden vigilaron el desarrollo del acto, sin llegar a intervenir en ningún momento.

También en Eibar, millares de personas se dieron cita para saludar a última hora del domingo a Josu IbarguIxi y Patxi Jaka, pero, sin duda, el recibimiento más emotivo tuvo lugar en Ondárroa, donde todo el pueblo se movilizó y acudieron gentes de la comarca para recibir a Andoni Arrizabalaga, Andoni Bedialauneta y Joseba García Arambarri, que en Marquina habían cambiado a un coche descubierto.

El encuentro del pueblo con los tres jóvenes tuvo lugar a unos cincuenta metros del cuartel de la Guardia Civil, para dirigirse luego a la plaza del Ayuntamiento, ocupada por al menos 6.000 personas. Todo el pueblo se encontraba engalanado con ikurriñas, carteles de bienvenida (Ongi Etorri) y concretamente la escalera en la que vive Arrizabalaga había sido materialmente cubierta de claveles rojos y blancos sobre fondo verde. En la plaza del Ayuntamiento los tres ex presos se dirigieron a sus vecinos en euskera, dedicando un recuerdo especial a quienes todavía quedan en las cárceles, lo que motivó que arreciaran los gritos de presoak Kalera.

Cuatro grupos de danzas les dedicaron un aurresku de honor y el baile de la bandera. El acto tuvo una duración aproximada de hora y media, para concluir con el Eusko Gudariak. Una vez disuelta la concentración, algunos grupos trataron de manifestarse por la calle, y se registraron varias carreras ante las fuerzas de orden público.

Sólo un incidente se registraría a lo largo de la tarde, al producirse un enfrentamiento entre un grupo de manifestantes que atacó a otro que llevaba una pancarta firmada por un grupo político.

También en San Sebastián se concentraron unas 2.000 personas para recibir a Iñaki Garmendía Otamendi, que llegó el domingo por la noche a esta ciudad procedente de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de abril de 1977