Entrevista:Jazz

Juan Carlos Calderón se va a Estados Unidos a iniciar una nueva etapa

Para un músico, y más si éste lo es de jazz, el emigrar, aunque sea por poco tiempo, a Nueva York supone dar un paso de gigante en su carrera, ya que, si en cualquier actividad humana el establecer contactos con la gente que está en la onda es básico, en música supone prácticamente todo, puesto que implica el contrastar ideas, aprender nuevas cosas, ver las corrientes que están creándose y estar ahí donde se cuece la música del futuro. Pero si ya algunos músicos españoles Vladimiro Bas, Tete Montoliú, Pepe Nieto, Pedro Iturralde) habían pasado por Estados Unidos en temporadas más o menos largas, Juan Carlos Calderón piensa ahora instalarse, casi definitivamente, en la capital del jazz hacia donde partirá el próximo mes de septiembre.«...Me voy por varios motivos -dice Juan Carlos-: porque como dice el refrán, 'a la planta hay que cambiarla de tiesto porque si no se queda pequeña'; aquí he llegado al máximo de lo que podía hacer, puesto que sólo me falta dar un concierto en el teatro Real; además, no hay ningún país para vivir con más asimetría que éste: a un artista nadie le obliga a que haga nada, todo tiene que salir de él, pero, por otra parte, hay una especie de gran escepticismo hacia todo. Otro motivo es que estoy comenzando una etapa nueva en la que creo que, con el mismo esfuerzo que tengo que hacer aquí, en Estados Unidos, puedo conseguir el doble de efecto, porque allí te ayudan a canalizar tus actividades.

Es un poco estéril trabajar aquí. Quiero ir allí para despertarme. Por otra parte, no tendré que ser letrista, autor, arreglador, director de la orquesta, mezclador y productor: seré sólo una de estas cosas, y las demás las hará otra gente que está realmente preparada para ello. En definitiva, si me voy es simplemente por cuestiones de trabajo y por esa cosa que todo hombre debe saber antes de morirse: si está capacitado o no para codearse con los grandes monstruos sagrados...»

EL PAIS. Hablemos de monstruos sagrados: ¿Quiénes lo son en este momento para Juan Carlos Calderón?.

JUAN CARLOS CALDERON. En un terreno musical general, diría que un Paul McCartney, un Burt Bacharach y, como hombre de ideas, un Chick Corea, y en España admiro a Lluis Llach, Joan Manuel Serrat, María del Mar Bonet y a Soledad Bravo, que tienen talla mundial...

EL PAIS. ¿Y en el terreno del jazz?

J. C. C. Como pianista, me gustan mucho Keith Jarrett y, sobre todo, Herbie Hancock; el disco que más me impresiona es The Leprechaun, de Chick Corea, y mi grupo ideales Weather Report.

EL PAIS. ¿Tiene algún contacto allí, o piensa empezar de cero?

J. C. C. No me importaría, pero voy a llevar como introducción un disco que estoy preparando sobre ritmos flamencos, aunque tratados de manera muy flulida, para improvisar sobre ellos. Comprendería cuatro temas: un Pregón, una Soleá, un Rock muy oscuro y vibrante y una Siguiriya y, a lo mejor, en algún momento meto mi voz. Además pienso introducirme al principio en el ámbito comercial y en el de cine, teniendo en cuenta que yo soy algo conocido tras las versiones que allí se hicieron del tema Eres tú, que en USA se llamó Touch the Wind. Pero me interesaría mucho hacer actuaciones en directo, porque ahora no me interesa tanto la música comercial: estoy cansado de tener que luchar cada seis meses con uno, o dos números uno, aunque de vez en vez me divierta muchísimo hacer una canción...

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS