Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El cierre de un colegio

En el centro donde trabajamos, Escuela-Equipo, se convocó el día 8 de los corrientes una reunión de claustro para informar al profesorado de las dificultades económicas de la escuela y que, como consecuencia de ellas, la dirección estaba decidida a pedir el cierre. Se nos convocaba para informamos y para pedir nuestra opinión al respecto. Y aquí viene lo indignante: opinión ¿de qué? No sólo estaba todo decidido de antemano, sino que el expediente de clausura ya estaba presentado en la Delegación del Ministerio de Educación y Ciencia desde el día 1 de febrero.Está claro, que los trabajadores vamos haciendo conquistas: ya se nos piden opiniones. ¡Lástima que en este caso, como en tantos otros, se hubiera tomado la decisión con anterioridad!

De todas formas nos preguntanios, habida cuenta que un centro lo componen trabajadores, alumnos y familiares: ¿Puede una persona sola tomar estas decisiones tan graves sin plantear el problema a la totalidad de los integrantes y sin buscar entre todos posibles soluciones? A la vista está que sí las puede tomar.

Sin embargo, tanto padres como trabajadores confiamos que el Ministerio adoptará las medidas oportunas para evitar en lo posible una decisión que sólo contribuirá a incrementar el número de alumnos sin escolarizar y de trabajadores en paro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de marzo de 1977