La colonia española de Francfort protesta contra el despido de un sacerdote

El jesuita español Javier Domínguez, consiliario de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica) en la RFA, ha quedado desposeído de su cargo pastoral por decisión de la Conferencia Episcopal Alemana. El sacerdote, hermano del capitán José Ignacio Domínguez, de la Unión Militar Democrática (UMD), causó meses atrás honda impresión en los medios políticos eclesiásticos de Alemania Federal con un libro en el que denunciaba la discriminación laboral contra los trabajadores extranjeros.Cómo razón del cese del padre Domínguez, los obispos indican que la Iglesia de la RFA carece de medios para satisfacer el sueldo del capellán de los obreros cristianos españoles. Según el anuario oficial del Gobierno de Bonn, en 1975 la Iglesia católica ingresó, en concepto de impuesto directo sobre el rendimiento personal, un equivalente superiora los 112.000 millones de pesetas. En varias ciudades alemanas se ha iniciado una campaña contra estas aportaciones obligatorias. Varios capellanes españoles han apuntado la conveniencia de declarar una «huelga de misas» a partir del próximo domingo, como muestra de solidaridad con el padre Domínguez. Este atribuye su cese a razones políticas y no económicas. El mismo ha denunciado repetidas veces que de los dos millones de marcos que aportan cada mes los trabajadores españoles en la RFA a título de impuestos para la Iglesia, tan sólo revierte en ellos menos de una cuarta parte en forma de sueldos a los asistentes sociales y maestros. Como principal responsable de esta situación el sacerdote cita, al eclesiástico alemán Bruno Wittenauer, encargado del secretariado de extranjeros de la Iglesia católica federal, capitán de paracaidistas en las tropas de Hitler que lucharon en España al lado de Franco.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS