Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica Pilar Primo de Rivera-Jesús Torbado

«Enterada de los párrafos que en la novela En el día de hoy, de Jesús Torbado, en los que se refieren imaginariamente a mi persona, quiero protestar públicamente de lo que dicho autor, sin el menor conocimiento de lo que yo pueda o hubiera podido hacer, pensar o decir, en el supuesto de que se hubiera perdido la guerra, pone en mis actitudes y, en mi boca», dice Pilar Primo de Rivera, delegada nacional de la Sección Femenina, en un comunicado remitido a la agencia Lógos. «Ni mi postura hubiera sido nunca esa -añade- ni mis palabras hubieran sido jamás las que él me atribuye. Seguramente hubiera corrido la suerte de mis herimanos y tanto más de mi familia, muertos por los ideales falangistas. Por otro lado, entrecomilla algunas frases que tampoco he pronunciado, nunca y se necesita osadía para, aún supuestamente, decir con nombre y apellidos de una persona, lo que esta persona, en circunstancias que no se han producido, hubiera hecho.»

«Lo que ocurre también es que hay un deliberado propósito, en medio de tantas mentiras como estarnos viviendo, de situar la Falange y la figura de José Antonio con una vinculación al nacionalsocialismo alemán para demostrar falsamente un entendimiento que Jamás hubo.»

«Por lo tanto -concluye Pilar Primo de Rivera-, desautorizo absolutamente todo lo que en esa desagradable novela se inventa sobre mí.»

Falangistas y nazis

«A mí, personalmente, me parece muy bien que me desautorice cuando intento inventar su vida a partir de una victoria de la República y una derrota de falangistas y franquistats -declaró a EL PAIS Jesús Torbado, autor de la novela- sin embargo, yo también puedo desautorizarla a ella, ya que tampoco puede saber que hubiera hecho en ese supuesto. Por otro lado, mi novela es toda ella mentira, como tal novela; la Pilar Primo de Rivera que yo me invento no puede mantener nada que ver con la dirigente falangista. Y, finalmente, me parece muy arriesgado a estas alturas afirmar que no existió ningún tipo de contacto entre la Falange, el fascismo italiano y el nazismo alemán. De hecho, Serrano Súñer, que siempre se consideró amigo principal de José Antonio, tuvo muy evidente relación con Hitler. En fin, falangistas y soldados nazis alemanes lucharon codo a codo contra el Gobierno legítimamente establecido en España, contra la República, aunque ahora mismo muchos de aquellos falangistas quieran convencernos de que no tuvieron nada que ver con todo aquello.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de febrero de 1977