Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE, PSOE (histórico) y Partido Socialdemócrata pidieron ayer su legalización

Veinticuatro horas después de que el Boletín Oficial del Estado haya publicado las nuevas normas para la legalización de asociaciones políticas, cuatro dirigentes del PCE van a presentarse en el Ministerio de la Gobernación para solicitar la legalización de este partido. Les precedieron -ayer- el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), el Partido Socialdemócrata (nombre solicitado por la agrupación que preside Fernández Ordóñez) y el PSOE histórico. Ninguna decisión gubernamental sobre regulación de partidos políticos había obtenido, hasta ahora, tan fulminante acogida favorable.

Luis Gómez Llorente y Luis Yáñez solicitaron ayer, del Ministerio de la Gobernación, la legalización del PSOE al amparo de la nueva normativa; lo mismo hizo, minutos más tarde, el Partido Socialdemócrata, denominación adoptada por el bloque presidido por el señor Fernández Ordóñez, con un acta firmada por éste último y por Rafael Arias Salgado. Ambas operaciones, unidas a la presentación del Partido Comunista de España (PCE) hoy mismo, cambian por completo el panorama político español y hacen que éste ponga proa decididamente hacia las elecciones.La legalización del PSOE sorprendió al resto de sus compañeros de la Oposición democrática, ya que, aunque se esperaba una decisión inmediata, era creencia general que este partido no tomaría una determinación oficial hasta la reunión de su comité federal, que comienza mañana en Madrid. El adelanto parece relacionado con la presentación de estatutos por parte del PSOE histórico, también hecha en la mañana de ayer.

En efecto, el PSOE histórico ha sido el primer partido político en acogerse a la nueva normativa. Miembros del mismo montaron guardia ante el Ministerio de la Gobernación durante gran parte de la noche, para asegurarse de que iban a ser los primeros en entregar la documentación, y efectivamente lo consiguieron; dirigentes del PSOE histórico estaban ante la oficina del Registro de Asociaciones a la hora en que ésta abrió sus puertas.

La agencia Logos preguntó al señor Murillo, secretario general del PSOE histórico, la razón de tanta celeridad, y éste manifestó que lo han hecho porque les corresponde la denominación de Partido Socialista Obrero Español, no sólo por tener los derechos históricos, sino también por la preferencia en el tiempo, ya que ellos cumplieron la normativa anterior, aunque el Gobierno no les reconoció la inscripción.

Al margen de este conflicto, que quizá exija la intervención del Tribunal Supremo para su resolución, el impacto político de la legalización del PSOE y del Partido Socialdemócrata ha sido enorme. En privado, dirigentes del PSOE, que dirige Felipe González, han venido manteniendo la tesis, durante muchos meses, de que una decisión en favor de la legalización arrastraría de inmediato a otros muchos partidos.

Y así ha sido. El PCE, ligeramente sorprendido ayer por la rápida acción de los socialistas, acudirá hoy mismo al Ministerio

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de febrero de 1977

Más información

  • Hoy lo hace el Partido Comunista