Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Próxima disposición sobre la neutralidad política de los Ejércitos

«La obligada neutralidad de los Ejércitos ante las opciones políticas temporales de gobierno que respeten la legalidad y admitan los principios fundamentales de soberanía, unidad, integridad seguridad de la Patria y libertad de sus ciudadanos» se va a materializar en una disposición reguladora de la participación de los militares en política, según anunció ayer en esta capital el vicepresidente primero del Gobierno para Asuntos de la Defensa. El teniente general Gutiérrez Mellado manifestó que dicha disposición -«que espero ver pronto publicada», dijo está en concordancia con el pacto internacional de derechos civiles y políticos, recientemente suscrito por España.

El discurso, pronunciado por el teniente general Gutiérrez Mellado durante la, reunión celebrada a mediodía de ayer en la Capitanía General sevillana, fue escuchado por una nutrida representación de los altos mandos, jefes, oficiales y suboficiales de la II Región Militar, la Región Aérea y la Zona Marítima del Estrecho. El vicepresidente primero del Gobierno expuso las líneas fundamentales trazadas por el Gobierno para acometer la solución de los. problemas que afectan a los Ejércitos.Aludió al enterado dado por las Fuerzas Armadas a las directrices emanadas de la Corona y a la solemne promesa de cumplirlas, y de entre las medidas adoptadas y proyectos en curso destacó la importancia de la comisión delegada del Gobierno para asuntos militares, que en quince días se ha reunido dos veces y demuestra la .decisión del Gobierno de dar solución urgente y prioritaria a los problemas de las Fuerzas Armadas.

Resaltó también la confirguración de los jefes de Estado Mayor de los Ejércitos de Tierra y Aire -como ya se hizo con Marina en 1970- corno primeras autoridades de las cadenas de mando militar de cada Ejército; la solución dada al problema de los objetores de. conciencia; el proyecto de disposición reguladora de la participación en política de los militares, la reorganización del Ministerio del Ejército; la regulación y mejora de diversas escalas de suboficiales y especialistas; la dotación de armamentos y material moderno, con una garantía de continuidad hasta 1982, y la estructuración orgánica de la defensa.

En relación con esta última destacó la ley reguladora de la defensa nacional, que permitirá la administración y dirección uninificada de los Ejércitos; la definición del objetivo de fuerza conjunto-, y la dosificación interna de cada Ejército para conseguir unidades ágiles-. dinámicas. operativas -y proporcionadas a cada momento y cada época.

Sobre las medidas socioeconómicas en marcha, el teniente general Gutiérrez Mellado- que destacó la importancia pnoritaria de las viudas, huérfanos y re.tirados- se refirió a la mejora sustantiva de la asistencia sanitaria y farmacéutica, el problema de la vivienda y educación y el estudio permamente sobre las retribuciones al tiempo que, paralelamente se impone la dedicación absoluta a las actividades militares.

Respecto a los aspectos formativos, propugno un rejuvenecímiento progresivo de los cuadros de mando, pero añadió: «No se trata de echar a. nadie, ni de cargarnos tales o cuales promociones; mienten, repito, mienten quienes así lo dicen, y faltan a la .disciplina y buen orden de los, Ejércitos quienes lo consienten y .propalan.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de febrero de 1977

Más información

  • Anuncio de Gutiérrez Mellado en Sevilla,