Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cortes

Carrillo, protagonista de la primera jornada de discusión del Presupuesto

«A los comunistas no hay que pasarlos por las armas, sino por las urnas». Estas palabras, pronunciadas ayer tarde en la comisión de presupuestos de las Cortes, definen la posición mantenida por los procuradores Manuel María Escudero y Jesús Esperabé sobre la necesidad de que en la actual Cámara legislativa no se aprueben los presupuestos para 1977, sino que se prorroguen por seis meses los de 1976, y que el Gobierno pacte con todas las fuerzas sociales y políticas las soluciones para la grave situación económica.La máxima oposición a esta postura provino no de la ponencia, sino de uno de los miembros de la comisión: el ex subsecretario de Gobernación, señor Peralta España. Finalmente las dos enmiendas a la totalidad de ambos procuradores fueron rechazadas por veintitrés votos en contra y dos a favor (los de ambos procuradores).

La sesión legislativa comenzó bajo la presidencia de Torcuato Fernández Miranda con la intervención del ministro de Hacienda, Eduardo Carriles, que reseñamos en la página 35.

Lamentó el señor Peralta que el presidente de las Cortes no hubiera publicado sus dos ruegos al Gobierno sobre «el espectáculo insólito e impane» dé Santiago Carrillo en España. Escudero pidió la palabra para manifestar que estaba por decidir si el Partido Comunista sería legalizado, cosa que él deseaba, para que participaran en la vida política española con el peso específico que realmente tenga. Alberto Cercós expresó la necesidad de ayudar al Gobierno a que reconozca todos los partidos políticos. Esperabé recordó la tipificación hecha por las Cortes como delito de la ideología comunista, en lugar de tipificar las conductas ¡lícitas y atribuyó a ella la responsabilidad de que algunos personajes políticos se muevan entre Fantomas y el Comendador.

Información en pág. 35

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de diciembre de 1976