Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De Cárdenas a Echeverría

1934-1940. —Presidencia de Lázaro Cárdenas, que logra la paz religiosa, inicia la reforma agraria y nacionaliza el petróleo. Ayuda a la República española en 1936.

1940-46. —Manuel Ávila Camacho sucede a Cárdenas. Favorece la industria privada y estimula la inversión del capital americano. Inicia la reforma de la reforma agraria mediante el fomento de la pequeña propiedad.

1946-52. —Miguel Alemán, nuevo presidente, consolida la estabilidad política transformando el Partido Nacional de la Revolución en una organización moderada y con una fuerte burocracia. Desde entonces, el partido cambia de nombre y se convierte en el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Es la época de las obras públicas. Devaluación del peso mexicano en 1948.

1952-58. —Presidencia de Adolfo Ruiz Cortines. Política conservadora y estancamiento de la reforma agraria. El peso vuelve a ser devaluado y se establece un plan de estabilización.

1958-64. —Presidencia de Adolfo López Mateos. Está marcada por la agitación obrera y guerrillera. La huelga de ferrocarriles es reprimida por el Ejército, se adoptan represalias contra el campesinado y se desalojan las fincas ocupadas. Es asesinado el líder agrario Rubén Jaramillo. El ex presidente Cárdenas se declara opuesto a la política del Gobierno y defiende la revolución cubana contra el imperialismo norteamericano

En 1960 se nacionaliza la energía eléctrica, lo que permite apaciguar las tensiones.

1964-70. —Presidencia de Gustavo Díaz Ordaz. Se afirma la presencia internacional de México. En el plano interno, el Gobierno debe afrontar la huelga de médicos y la rebelión de los estudiantes de 1966, que reviste caracteres muy graves en Durango y Yucatán. Culmina la crisis política y económica con la revolución estudiantil y la masacre en octubre de 1968 en la plaza de las Tres Culturas (Tlatelolco). Era ministro del interior Luis Echeverría.

1970-76. —Presidencia de Luis Echeverría. Lleva a cabo una política de reformas sociales, pero la inestabilidad persiste: conflictos obreros, levantamientos campesinos y recrudecimiento de la guerrilla urbana y campesina.

Promueve una política internacional activa, de apoyo solidaridad con el Tercer Mundo. Manifiesta su repulsa al levantamiento militar que derrocó Allende en Chile. En octubre de 1975 condena duramente las ejecuciones de cinco militantes en España. En los últimos meses de su mandato el peso es nuevamente devaluado y se lleva a cabo la expropiación de grandes fincas, provocando la resistencia armada de los terratenientes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 1976

Más información

  • Vaivenes de una revolución congelada