Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

El ambiente familiar, principal agente de las enfermedades mentales

Los trastornos mentales tienen su origen en la infancia. El ambiente social y sobre todo el familiar, ejercen, según la gran mayoría de los psiquiatras, una influencia preponderante en la génesis de las neurosis, psicosis y demás enfermedades mentales. Así se expresan psiquiatras y psicólogos franceses de diversas escuelas con ocasión de la apertura celebrada el lunes en París, del Décimo Congreso Internacional de Psicoterapia. José Antonio Rodriguez Piedrabuena, especialista en psicoterapia de grupo y psicoanalista adscrito a la Sociedad Psicoanalítica Internacional habla sobre un tema viejo con perspectivas nuevas: el origen de la locura y de los conflictos mentales

En el Congreso de París se está diciendo que son los problemas afectivos y sociales los que causan los trastornos mentales... en la vida adulta, especialmente, cuando tienen lugar durante la infancia.-Eso no es nuevo. A Freud le costó el que le expulsaran de las sociedades médicas de su tiempo porque los grupos humanos no toleran fácilmente el conocimiento de la verdad sobre el comportamiento... Y, sin embargo, es así. La psicoterapia empezó por la familia, siguió con el desarrollo de terapias de pareja y de grupo... Con la observación de bebés, de sus madres, de la relación con ellas, Spitz inició unas investigaciones con niños de hospitales que llegaron a buen término. Otras escuelas como la de Piaget, también han llegado a esas conclusiones...

-¿Cúales?

-Parece que ha quedado demostrado que el niño nace con unas predisposiciones genéticas adaptativas y otras constitutivos. Hay unos genes que van a producir malformaciones físicas o psíquicas. Pero eso supone un porcentaje mínimo de los trastornos mentales.

-¿Y el resto?

-En cierta medida el niño viene con un programa abierto de lo que va a ser. Ese programa abierto se realiza por intermedio de la relación con la madre, con el padre y con el núcleo familiar como grupo.

-¿Y los demás entes sociales?

-Los demás elementos inciden a través del grupo familiar. De tal manera que el padre o la madre tienen al actuar sobre sus hijos, la influencia inconsciente de sus propios padres y de toda la sociedad. Pero también pueden influir directamente sobre el desarrollo psíquico, a través del medio ambiente. Unas ciudades inhabitables corro las que tenemos, unos pueblos inhabitables, unas condiciones de trabajo que van contra el hombre. Todo eso influye en la reactivación de los conflictos interiores, de modo muy diferente según los casos.

-¿Cómo tiene lugar esa influencia?

-Las circunstancias exteriores adversas influyen según el mundo interno de cada uno, según la novela familiar y la propia historia. Por ejemplo, una violación en una mujer le puede dejar psíquicamente intacta mientras en otra puede provocar una descompensación esquizofrénica. Depende del modo en que ese hecho externo real es vivido según la propia historia intrapersonal. La relación con el medio es también evidente ante fenómenos como el de las úlceras de guerra. Se sabe que en situaciones bélicas desaparecen muchas úlceras de estómago. Eso se explica por el hecho de que en la guerra el enemigo está colocado en el exterior mientras al volver la paz, vuelven las úlceras, cuando el enemigo se ha convertido en histórico y no en real.

-Ante ese condicionamiento del medio y de la experiencia primera vivida en la familia ¿qué se puede esperar del futuro?

-El hombre nuevo que todos esperamos que aparezca algún día no va a aparecer inmediatamente porque, por ejemplo en España, al desaparecer un régimen personalista aparece un enjambre de partidos personalistas. Esto sucede por la misma razón por la que un padre autoritario da lugar a hijos sometidos o a hijos autoritarios como su padre. El futuro dependerá de que haya líderes capaces de interpretar al grupo humano correctamente, comprendiendo lo que pasa y no llevándole a soluciones emocionales basadas en mecanismos primitivos.

-¿Y cuando el mismo grupo tiende una trampa al líder haciéndole desempeñar un papel autoritario?

-Precisamente el líder debe salir de esa trampa. El líder debe interpretar la realidad para cambiarla. La base de la psicoterapia moderna es que hay que trabajar juntos, psicoterapeuta y paciente, o con el grupo, según la terapia empleada, para comprender lo que está sucediendo y poderlo cambiar, poder curar.

-¿Qué es la curación para la psicoterapia?

-El cambio o curación tiene lugar cuando el individuo se hace dueño de su historia y de su presente, quedando más libre ante un futuro que puede dirigir, porque conoce sus mecanismos pretéritos. Toda esta psicoterapia no tiene nada que ver con el mundo de los fármacos y otros intentos incorrectos de aproximarse a los trastornos mentales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de julio de 1976

Más información

  • Entrevista con el doctor Rodríguez Piedrabuena