Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Restos del "Kuomintang" controlan el comercio del opio entre Laos, Tailandia y Birmania

Desde el año 1949 el régimen comunista de Mao consolida su poder y los últimos remanentes del ejército del Kuomintang (KMT) fieles a Chang, son expulsados del territorio continental chino. Unos se afianzarán en las islas de Formosa y otros, el Tercero y el Quinto cuerpo, del ejército, se internarán en el norte de la península de Indochina, y en especial en la provincia birmana de Shan. Allí es donde estos grupos armados serán reorganizados y reforzados por la administración del Gobierno Truman, que ante el temor de que los rojos siguieran avanzando más allá de las provincias limítrofes sureñas, pensó que estos cuerpos del ejército chino podrían contraatacar y que el pueblo al ver llegar a los liberadores se uniría a estas tropas precipitando así la caída del régimen de Pekín.En abril de 1951 se inicia el primer intento de «reconquista», fracasando a los pocos días de haberse iniciado. Siguieron dos intentos más en agosto de 1952 y en marzo de 1953, que al igual que la primera, terminaron en rotundos fracasos políticos y militares. No así económicamente puesto que en la provincia de Yunnan, limítrofe con Indochina, se incautaron de buena cantidad de opio.

Tras largas luchas e intervenciones internacionales, Birmanla logró en 1961 que los chinos nacionalistas abandonasen, al menos teóricamente, su territorio y se limitaran al llamado Triángulo de oro. Dese este bastión, que se asienta geográficamente en Laos, Tailandia y Birmania, los soldados chinos han mantenido un riguroso control sobre el opio que allí se cosecha: cerca de un 70 por 100 de la producción mundial. También realizan servicios como mercenarios para el Gobierno americano, y soportan logísticamente las operaciones de espionaje que la CIA lleva a cabo en territorio chino, además de neutralizar dicha zona estratégica.

Desde su llegada a este territorio los chinos se han mezclado étnicamente con las minorías nativas, entre las que destacan por su espíritu guerrero y su conocimiento acerca del opio, los Meoks. Con ellos han logrado dos cosas: mantener e incrementar el número de sus fuerzas y hacer más accesibles sus servicios a Formosa y a los americanos, ya que esta tribu es la que tradicionalmente se ha encargado del cultivo del opio en esta zona.

Ya en tiempos prehistóricos eran conocidos los efectos del opio. En la cuenca mediterránea tenemos noticias de que Hipócrates y Galeno lo utilizaban para sus curas Su cultivo fue extendiéndose hacia el Este, Turquía, Irán, Afganistán, Pakistán y la India, en donde en tiempos más recientes su majestad británica, a través de sus compañías, inició su explotación comercial. Basta recordar la ignominiosa «guerra del opio» ntre Inglaterra y China tras la cual los comerciantes británicos lograron la precipitada decadencia del Imperio Chino, a la par que pingues beneficios y la concesión del territorio de Hong Kohg, desde donde vendieron masivamente el opio.

El opio fue y es un gran negocio. Un enorme e inimaginable negocio. En 1874, el científico inglés C. R. Wright multiplicó la posibilidad del negocio producir la heroína. La comercialización de esta droga fue llevada a cabo por la firma alemana BAYER, que la lanzó al mercado mundial como uno de los más preciados milagros de la farmacopea: tuberculosis, asma, bronquitis, «todo», decían, desaparecíacon la nueva y milagrosa droga».

En 1924 fue prohibida en losEEUU. Las Naciones Unidas decidieron limitar su producción mundial en 1931. Tan pronto prohibieron su venta fueron los grupos mafiosos quienes iniciaron su venta callejera en América. Su exclusiva duró poco: Lucky Luciano prefirió olvidar el principio de honor de la mafia y negoció con la droga y la prostitución. La llegada de la segunda guerra mundial termina con el Imperio Británico, tomando el relevo los americanos.

El opio se planta a finales de septiembre y a los tres meses alcanza una altura de un metro. La planta esta coronada por una flor de la que se desprenden los pétalos, quedando una especie de bulbo al que por la noche, por razones de húmedad, se le practican tres incisiones por las que rezuma un jugo blancuzco opio. Su consistencia gelatinosa hace difícil el transporte, por lo que se procura que en las cercanías de la plantación exista un pequeño techado donde poderlo transformar químicamente en morfina. De allí salen los llamados «ladrillos».

Hasta este nivel del proceso son los Meoks quienes realizan este trabajo y ahora le toca el turno al Tercero y Quinto cuerpos del ejército, Kuomintang, quienes organizan caravanas de mulas protegidas, cobran impuestos a las caravanas de otras tribus que pasen por su territorio o simplemente, se encargan de las ventas a las refinerías de heroína situadas en Tailandia. Los militares Tai (Tailandeses) cobran a su vez su cuota de protección. Son ellos también los que se encargan de su transporte y distribución en Bangkok. Los regímenes indochinos basan sus ingresos en la distribución y venta del opio y sus derivados.

Vietnam fue el escaparate a través del cual se ofreció y propagó el uso de la heroína entre la juvenlil americana. Ky, Thieu y otros muchos líderes de Vietnam del Sur tuvieron gran intervención en todo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de junio de 1976

Más información

  • El "Triángulo de oro"