Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salvo excepciones, nada importante

El eje de la feria, en realidad de la fiesta toda, es el toro. He aquí el capítulo importante que va a concitar en todo el ciclo de San Isidro que ahora comienza las más vivas polémicas.

En el informe que presentamos, escueto y lo más objetivo que nos ha sido posible, damos cuenta del comportamiento que tuvieron en la edición de 1975 de la feria, reses cuyas ganaderías están anunciadas para la presente. Podrá apreciarse que en general aquél no ha sido tenido en cuenta o, por lo menos, no ha valido el juicio que sobre el mismo se hicieron los aficionados. Sigue mandando lo que llaman «comercial», el acomodo de las organizaciones que mandan en este espectáculo.Como es obvio, nos hemos abstenido de hacer todo comentario respecto a las ganaderías que no estuvieron presentes en la feria. del ano pasado.

Antonio Pérez. Torean esta corrida, el día 14, Dámaso González, Galán y Antonio Guerra. En la feria de 1975 salió bien presentada en general, resultó mansa y en el último tercio dio desigual juego. Otro toro de esta ganadería se lidió como sobrero al día siguiente, manseo mucho y resultó toreable.

Un debut

Hernández Pla. Debuta en la feria. La torean Fuentes, Cortés y Robles el día 15.

Juan Mari Pérez Tabernero. Día 16, para Palomo, Paquirri y Jorge Herrera. El 14 de mayo de 1975 se lidió una corrida de esta ganadería y resultó un fracaso total. Salió mansa; más aún: aborregada. Por esta razón, no se recuerda tarde más aburrida de la feria que aquélla. El día 17 salió otro toro de esta ganadería como sobrero, y sobre no tener trapío acusó flojedad.

Victorino Martín. Día 17, para Bernadó, Fuentes y Márquez. En la feria de 1975 se lidió el 11 de mayo. Estuvo muy bien presentado y dio emoción, con ella ¡mportancia, a cuanto sucedía en el ruedo. Otra realidad es que la corrida salió mansa y tuvo dos toros difíciles dos excelentes y dos simplemente manejables. Destacó el tercero, «Jaquetón», que tomó de lejos y con alegría cuatro varas, aunque en dos de ellas empezó renunciando y escarbó. Desarrolló gran nobleza en el último tercio y murió de pie, si bien muy cerca de tablas.

Benitez Cubero. Día 18, para El Viti, Palomo y Teruel. No había sido anunciada en la edición 1975 y se jugó el 20 de mayo en sustitución de la de Manuel González, rechazada en el reconocimiento. Sólo se lidiaron cinco, pues uno fue devuelto al corral por chico y derrengado. En general ésa fue la tónica de la corrida, por otra parte muy desigual de presentación y manejable.

Antonio Méndez. Día 19, para Camino, Paquirri y Manzanares. En la feria de 1975 fue anunciada dos veces, aunque a la postre en ambas ocasiones hubo de ser remendada. La tarde del 16 de mayo se protestaron casi todas las reses por sus escasas fuerza y presencia. El quinto, cojo, se le sustituyó por otro toro de la misma ganadería En la muleta dieron muchas facilidades. El día 23 sustituyó a los de Atanasio Fernández, que habían sido rechazados en el reconocimiento. Pero, también en reconocimiento, se rechazaron dos productos de Méndez y en la plaza serían devueltos al corral otros dos, por derrengados, de rnanera que, en realidad, sólo se lidiaron dos, que encima fueron escasos de trapío y mansos.

El Torero (Salvador Domecq) Día 20, para Palomo, Robles y Alcalde. En la feria de 1975 sólo lidió un toro, el 22 de mayo, muy bien presentado, manso y díficil para la muleta.

Una corrida rechazada

Atanasio Fernández. El día 21, para El Viti, Ruiz Miguel y Manzanares. Toda la corrida que estaba anunciada para el 23 de mayo de 1975 fue rechazada por no ser reglamentaria.

Alonso Moreno. El día 22, para Paquirri, Galán y Capea. En la feria de 1975 lidió dos corridas. La del día 24 -que sustituía a la de Osborne, rechazada en reconocimiento- tuvo mucho que torear" presentó desigualdades ¡en los distintos tercios. Predominaron, sin embargo, los que tuvieron nobleza. Al día siguiente volvieron a lidiarse toros de este hierro, según estaba anunciado. Los pitones dieron que hablar. A dos se les devolvió al corral, uno de ellos por cornicorto, otro por renqueante. Acusaron flojedad.

La Laguna. Día 23, para Paula, Manzanares y Domínguez. Fue la corrida mejor presentada de la feria en 1975. Hubo algún ejemplar Verdaderamente impresionante de trapío. Uno se devolvió al corral por cojo, pero casi todos tuvieron poder y derribaron con estrépito. En el último tercio dieron juego variado: los hubo con problemas y otros nobles.

Baltasar Ibán. Día 24, para Camino, Teruel y Sebastián Cortés. Con dos toros de esta ganadería se remendó la corrida de Los Guateles (la misma cosa, en el fondo) anunciada para el 22 de mayo. de 1975. Mansearon ambos.

Palha. Día 25, para Dámaso González, Márquez y Domínguez. Anunciada para el 26 de mayo de 1975, tres fueron rechazados en el reconocimiento. De los lidiados, hubo uno bien presentado y los restantes escasos de trapío. Mansearon en varas y para la muleta dieron juego.

Bohórquez. Día 26, para El Viti, Paula y Alcalde. La corrida del. 17 de mayo de 1975 fue, por causa de la falta de trapío e invalidez de las reses, uno de los mayores escándalos que se recuerdan en la plaza de Madrid.

Luciano Cobaleda. Día 27, para Dámaso Gómez, El Puno y Rojas. En 1975 sólo lidió en la feria un sobrero. Fue la tarde del 13 de mayo. Salió un precioso cárdeno que suscitó ovaciones por su presencia y, muy bien lidiado, tuvo en varas un comportamiento espectacular. En realidad resultó manso y desarrolló sentido.

Pablo Romero. Día 28, para Dámaso González, Niño de la Capea y Alcalde. Se lidiaron el 27 de mayo de 1975. Bien presentados, como es habitual, resultaron flojos y toreables, como también es habitual. A uno se le devolvió al corral por cojo.

Miura. Día 29, para Dámaso Gómez, Teruel y Ruiz Miguel. No lidió toros en la feria de 1975.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de mayo de 1976

Más información

  • Las ganaderías de la feria