_
_
_
_
_

Bucks-Pacers y Lakers-Pelicans, las semifinales de la Copa NBA

Los partidos se disputarán el jueves en Las Vegas. Indiana y Nueva Orleans son dos equipos de la NBA que no han ganado nunca un campeonato

Julius Randle, de los New York Knicks, lleva el balón ante Giannis Antetokounmpo, de los Milwaukee Bucks, en un lance del partido.
Julius Randle, de los New York Knicks, lleva el balón ante Giannis Antetokounmpo, de los Milwaukee Bucks, en un lance del partido.Michael McLoone (USA TODAY Sports via Reuters Con)

Listos los billetes a Las Vegas. Tras las eliminaciones de los Denver Nuggets y los Boston Celtics, los Bucks de Milwaukee no se han dejado sorprender. El equipo de Giannis Antetokounmpo se ha impuesto con autoridad a los New York Knicks (146-122) en el partido de cuartos de final de la Copa NBA. Tras su triunfo, se enfrentará como favorito en semifinales en la ciudad de los casinos a los Indiana Pacers por la parte del Este.En la Conferencia Oeste, los Lakers de Los Ángeles han derrotado a los Phoenix Suns (106-103) y se medirán el jueves a los New Orleans Pelicans en la segunda semifinal. Tanto Pacers como Pelicans son dos de diez equipos de la Liga que aún no saben qué se siente ganar un campeonato en el baloncesto profesional.

Con su dúo Antetokounmpo-Lillard, los Bucks buscarán inaugurar el palmarés del nuevo torneo. Este martes, jugando el Fiserv Forum de Milwaukee, no han dado opciones a unos peleones Knicks, que aguantaron el tipo hasta el descanso, al que se llegó con una ventaja local de 75-72. El partido estuvo dominado hasta ese momento por el juego de ataque, con gran puntería desde la línea de 3 puntos para los locales.

En el tercer cuarto, los Bucks mantuvieron el ritmo anotador, pero apretaron los dientes en defensa y los Knicks estuvieron más fallones. Los de Antetokounmpo se escaparon. Tras un parcial de 37-24, los de Milwaukee entraban al último tramo del partido con una ventaja de 16 puntos (112-96), insuperable para los visitantes, pese a que arrancaron el último cuarto con un 7-0 favorable que solo fue un espejismo. Enseguida, los locales retomaron el control y ampliaron su ventaja.

Por parte de los Bucks, los máximos anotadores fueron Antetokounmpo (35 puntos, 10 asistencias y 8 rebotes) y Damian Lillard, el nuevo fichaje de este año que ha llegado al equipo con hambre de títulos, que sumó 28 puntos, 7 asistencias y 3 rebotes. En los Knicks el que batalló sin descanso fue Julius Randle, máximo encestador del partido con 41 puntos en una impresionante serie de 14 de 19 tiros de campo.

En el Oeste, los Lakers hicieron valer su condición de local frente a los Suns de Kevin Durant y Devin Booker. Los angelinos tuvieron una primera mitad imponente en el estadio Crypto.com. Especialmente Anthony Davis, quien cerró la primera mitad del encuentro con 20 puntos (y la noche con 27) y seis rebotes. LeBron James tuvo en su cuenta 14 puntos y siete asistencias en los primeros dos cuartos, que Lakers cerró con una ventaja de 12 sobre sus rivales. James, quien cumplirá 39 años el próximo 30 de diciembre, tuvo 31 puntos en 40 minutos de juego. Nadie jugó más que él este martes.

Durant y Booker, los pilares de Phoenix, tuvieron un arranque flojo aportando al marcador en la primera mitad solo 17 puntos entre ambos. Los Suns reaccionaron después del descanso. El equipo impuso su ritmo al ataque en el tercer cuarto, con una gran actuación del escolta Grayson Allen, quien anotó 21 puntos, entre ellos cuatro triples. Booker vino de menos a más para aportar otros 21. Durant, quien tiene dos anillos en un equipo que no ha ganado aún un título de la NBA, cerró más fuerte (31 puntos). Sin embargo, falló la canasta final que hubiera empatado el marcador. La polémica de la noche fue de los árbitros, quienes dieron a los Lakers un tiempo fuera, solicitado por LeBron, sin que estos tuvieran la posesión de la pelota. Sucedió en el último cuarto con solo segundos por jugar. Phoenix estaba abajo en el marcador solo por una canasta. De haber tenido la posesión, la noche pudo haber sido diferente.

La respuesta de los de Arizona, que tuvieron 20 entregas de balón en la noche, fue insuficiente para la química mostrada por los Lakers. El equipo dirigido por Darvin Ham ha ganado tres de sus últimos encuentros. Los Ángeles llega generalmente al ritmo mostrado este martes en las últimas semanas de la Liga, pero la franquicia ha mostrado en esta primera Copa que siempre están listos para meter el acelerador para ganar un título. Esa hambre la mostró el escolta Austin Reaves (20 puntos y seis rebotes), quien anotó el triple que impidió a Phoenix alargar el juego. Para meterse a la final, Lakers tendrá que dejar en el camino a los New Orleans Pelicans, semifinalistas sorprendentes.

LeBron James cuida la pelota frente al escolta Grayson Allen, quien a pesar de la derrota tuvo una gran noche (21 puntos).
LeBron James cuida la pelota frente al escolta Grayson Allen, quien a pesar de la derrota tuvo una gran noche (21 puntos).Gary A. Vasquez (USA TODAY Sports via Reuters Con)

Emoción copera

Los Milwaukee Bucks de Antetokounmpo y Lillard son favoritos para la fase final del torneo, que se jugará en Las Vegas. El jueves se disputan las dos semifinales, una del Este y otra del Oeste, y el sábado tendrá lugar la gran final.

La NBA ha apostado fuerte por este nuevo formato de competición, similar a los tradicionales torneos de copa europeos de diferentes deportes. La temporada regular es larga, de 82 partidos por equipo, y entre los aficionados había cundido la idea de que conectarse a la competición antes de las vacaciones navideñas era un poco pérdida de tiempo, porque no había nada decidido.

El nuevo torneo, con una fuerte promoción, nuevos diseños de los parqués de los pabellones y la emoción de las eliminatorias a partido único, parece haber impulsado las audiencias televisivas en esta primera parte de la temporada, aunque la prueba de fuego llega con los partidos de esta semana.

Además del título, los jugadores del equipo campeón recibirán un premio de 500.000 dólares cada uno. Los subcampeones tendrán 200.000 dólares por cabeza, mientras que los de los dos equipos semifinalistas perdedores cobrarán 100.000 dólares y los jugadores de los eliminados en los cuartos de final, 50.000 dólares. Con toda la parafernalia propia del deporte profesional estadounidense, se elegirá también al mejor jugador del torneo y al quinteto ideal.

La liga continúa

Con la excepción de la final, todos los partidos del nuevo torneo cuentan también para la fase regular de la liga, que ha ido avanzando y ha cubierto ya la primera cuarta parte de la temporada regular. Tras esa primera veintena de partidos por cada equipo, los Minnesota Timberwolves (15 victorias y 4 derrotas) y los Oklahoma City Thunder (13-6) encabezan la clasificación de la Conferencia Oeste por delante de los actuales campeones de la NBA, los Denver Nuggets (14-7).

Los últimos son los San Antonio Spurs de Victor Wembanyama, que solo han ganado 3 de los 19 partidos disputados y están cerca de encadenar la peor racha de su entrenador, Gregg Popovich. Wemby ni siquiera ha tenido el consuelo de ser elegido mejor novato del mes en la Conferencia Oeste, un puesto que le ha arrebatado Chet Holmgrem, de Oklahoma, con estadísticas parecidas a nivel personal, pero muchos más triunfos de equipo.

En la Conferencia Este, pese al partido de su eliminación de la Copa NBA, los Celtics de Boston aún tienen el mejor balance (15 victorias y 5 derrotas), seguidos por los Milwaukee Bucks (15-6). La verdadera sorpresa, sin embargo, son los Orlando Magic (14-6), un equipo muy joven guiado por la energía y el talento de Franz Wagner y Paolo Banchero, el mejor novato de la pasada temporada.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_