_
_
_
_
_

Los Denver Nuggets derrotan a Miami y conquistan su primer título de la NBA

Nikola Jokic, con 28 puntos, se hace con la distinción de mejor jugador de la final. La franquicia ingresa en el club de los ganadores de un anillo

NBA
Nikola Jokic con su trofeo de MVP, mientras los Nuggets celebran la victoria en las Finales de la NBA, el pasado 12 de junio.Kyle Terada (USA TODAY Sports via Reuters Con)
Luis Pablo Beauregard
Denver (Colorado) -
Playoffs NBA - playoffs - jornada 52
Denver Nuggets
Denver Nuggets
94 89
Finalizado
Miami Heat
Miami Heat

Nikola Jokic ya es campeón de la NBA. Los Denver Nuggets hicieron historia este lunes en casa al derrotar a Miami Heat en cinco partidos. Salen así de la lista de los equipos que nunca han ganado un título, solo diez después de esta noche de gloria en Colorado.

El trofeo Larry O’Brien llega por fin a una ciudad con 47 años de tradición de baloncesto. El anhelado campeonato fue de Denver gracias a una corpulenta estrella europea de ojos tristes y estilo incomparable. El pívot serbio ha conquistado la liga tras un camino impresionante en los playoffs: 600 puntos, 209 rebotes y 190 asistencias. Es el primero de cada categoría, lo que le ha valido el trofeo de mejor jugador (MVP) de la final. Así zanja un debate abierto hasta hace poco sobre si debió haber ganado también el de la temporada regular. El anillo de campeonato resolvió a su favor esa discusión.

Jokic conquistó la gloria después de haber salido elegido en el draft en la posición 41 de la segunda ronda de 2014. El serbio estaba entonces dormido en casa de sus padres. Quienes seguían la selección en Estados Unidos no escucharon ese nombre porque en el momento en que inició su historia en la liga se emitía un anuncio de Taco Bell. Así que esta ha sido una final de reivindicaciones. Quizá la más emotiva fue la del canadiense Jamal Murray, un jugador que lloraba de alegría. En 2021, se rompió el tendón rotuliano de la rodilla izquierda. Después de una cirugía, comenzó una larga recuperación que lo mantuvo alejado del deporte hasta octubre de 2022. Este lunes pasó la última página de esa lesión.

Para hacer historia, los Nuggets tuvieron que cambiar de guion en el quinto partido. A pesar de que Denver ganó tres encuentros por diferencias de doble dígito, Miami había sido una máquina en los cierres. Antes de esta noche, los de Florida habían anotado 114 puntos por 94 de Denver. Esta noche, los locales tuvieron que neutralizar a Jimmy Butler y mostrar que las defensas también ganan campeonatos.

Cinco juegos han parecido consumir al volcánico Butler. Después de haberse ganado la fama de obrador de milagros, la estrella de Miami apenas había comparecido en el partido donde se jugaban la vida. Falló al arranque dos tiros libres, lo que parecía el presagio de una noche discreta. Habituado a encarar y penetrar, Butler prefirió en varias ocasiones pasar a sus compañeros abiertos en busca de triples. En tres cuartos encestó solamente ocho puntos, dejando la ofensiva de su equipo en manos de Bam Adebayo (20 puntos y 12 rebotes en su cuarto doble doble de la serie), Max Strus (12) y Kyle Lowry, quien anotó cuatro triples y falló uno con menos de un minuto en el reloj, lo que pudo haber cambiado el curso de la noche.

Miami estuvo arriba en el marcador durante los tres primeros cuartos. Iniciaron como un huracán convencidos de que podrían extender la épica que marcó un avance histórico, eran apenas el segundo equipo que partía desde la posición ocho de una conferencia hasta la final. Como muestra del arduo trabajo que han tenido enfrente está el hecho que Max Strus ha jugado esta noche su juego 105. Hay que remontarse a la final entre Lakers y Celtics hace 13 años para encontrar a alguien que haya visto tanta acción en una temporada.

Butler y Jokic saltan por un rebote en el quinto partido de la serie.
Butler y Jokic saltan por un rebote en el quinto partido de la serie.Kyle Terada (USA TODAY Sports via Reuters Con)

Denver pareció aturdido por el frenético ritmo impuesto por Miami desde el inicio. Perdieron tres balones en los primeros minutos, que se convirtieron en catorce en todo el partido (por ocho de Miami). Fueron entrando en calor. Y junto con ellos, los 19.500 espectadores. El gran ambiente vivido dentro del estadio Ball no solo fue obra de los jugadores. También de una mascota, un león de montaña llamado Rocky. Además de Jokic, los Nuggets tienen al animador estrella de la NBA. El acróbata acompaña al equipo desde los años de Dikembe Mutombo. El año pasado se reveló que su sueldo es de 625.000 dólares, una cifra que supera con holgura a la de otros animadores. Para desquitar su salario, Rocky impide que el público entre en un letargo de cervezas y hot dogs con malabares y encestando de espaldas desde la mitad de la cancha.

Un triple de Jamal Murray empató el partido en el tercer cuarto, forzando a Butler a entrar en el modo de supervivencia en lo que eran los últimos minutos de su temporada. Este encestó un triple que puso a Miami a cuatro de los Nuggets en el último cuarto. Segundos después, dribló al rincón para intentar otro disparo entre una doble cobertura. Los árbitros marcaron una falta. Mark Malone, el coach de los locales, pidió revisar la jugada porque creía que Butler había buscado el contacto. Con sangre fría y las casi veinte mil almas en contra, encestó tres tiros libres. Butler fue derrotado como jugó todos los playoffs, pelando hasta el último minuto. En su cuarto final metió 13 puntos.

¿Un nuevo legado en el Oeste?

La serie comenzó el 1 de junio sin despertar demasiadas pasiones en Estados Unidos. Quizá porque los aficionados a la NBA preferían una final con quienes perdieron los choques de conferencia, los Celtics y Lakers, a quienes les sobra pedigrí en la historia de baloncesto. También porque Boston y Los Ángeles son mucho más emblemáticas que la pequeña Denver y la caótica Miami. Pero la final ha dado señales claras de que los aficionados pueden estar ante un legado que nace.

“No quedamos satisfechos con uno ¿Quieren más? ¿Quieren más?”, gritaba el entrenador Mark Malone a los aficionados después de haber levantado el trofeo. El público no había abandonado sus asientos y llovía confeti. Sobre una plataforma improvisada en la cancha, la franquicia que comenzó jugando en la ABA, la liga rebelde de baloncesto, se pregunta ahora si este es el primero de más. Jokic tiene 28 años. Aaron Gordon tiene 27, Murray 26 y Michael Porter tiene 24. Todos tienen al menos dos años más de contrato, lo que hace pensar si esta noche ha nacido un nuevo gigante en el Oeste.

Este lunes hubo un guiño a aquellos Nuggets que jugaron nueve temporadas de la ABA, que innovó con los triples, permitía un estilo más físico y que tenía una pelota tricolor. Cuatro equipos fueron absorbidos por la NBA en 1976. Davis Skywalker Thomspon, una de las leyendas de aquel equipo estuvo presente en el estadio para hacer un tiro libre honorífico. Esta noche falló su oportunidad, pero todos le recuerdan un juego de 73 puntos a finales de los ochenta. Solo Kobe Bryant y Wilt Chamberlain lo superan en puntos en una sola actuación. Pero claro, Skywalker nunca dio al equipo un título. Esos fueron los Nuggets de Nikola Jokic y Jamal Murray.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard
Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_