_
_
_
_
_

Así es la Copa NBA, el nuevo torneo con liguilla y eliminatorias a partido único

Los partidos de la nueva competición del baloncesto estadounidense puntuarán simultáneamente para la fase regular de la temporada

Copa NBA
Jeremy Sochan, de los San Antonio Spurs, intenta arrebatar el balón a Luka Dončić, de los Dallas Mavericks, en un partido de la semana pasada.Daniel Dunn (USA TODAY Sports via Reuters Con)

La NBA se ha inventado una nueva competición para poner algo de sal y pimienta al primer trimestre de la temporada. Este viernes empieza lo que la liga ha denominado el torneo de temporada, cuyo ganador se alzará con la Copa NBA, en una final se disputará el sábado 9 de diciembre en Las Vegas. Combinará una fase de liguilla inicial con seis grupos de cinco equipos, de los que saldrán ocho clasificados, con eliminatorias a partido único desde cuartos de final. La peculiaridad del torneo es que todos los partidos, salvo la final, contarán simultáneamente para la liga de la temporada regular, la que define las posiciones para los playoffs de primavera en los que se decide el campeón de la NBA.

La temporada regular es larga. Cada uno de los 30 equipos juega 82 partidos en menos de seis meses (entre el 24 de octubre y el 14 de abril), antes de que comiencen las eliminatorias por el título. No hay apenas huecos en el calendario. Al tiempo, los clubes son conscientes de que el interés en la primera fase de la competición es menor, hasta que se van definiendo las posiciones. Ante lo apretado de la agenda, los responsables de la NBA han organizado los partidos de la liga para que sirvan también para este nuevo torneo.

El resultado de la Copa NBA es imprevisible. Los favoritos, cómo no, son los Celtics de Boston, los Milwaukee Bucks, los Denver Nuggets y los Phoenix Suns, pero las apuestas están mucho más equilibradas que en la competición tradicional. Dada la igualdad entre los equipos de la NBA, las eliminatorias a partido único pueden resultar en muchas ocasiones una moneda al aire. La propia liguilla de la fase de grupos (a una sola vuelta, con cuatro partidos por cada equipo, dos en casa y dos fuera) se presta a sorpresas.

Los equipos están repartidos en seis grupos, tres de la Conferencia Este y tres de la Oeste, definidos por un sorteo que tomaba en cuenta la clasificación de la pasada temporada en la liga regular. En el grupo A del este, los Philadelphia 76ers y los Cleveland Cavaliers se disputarán previsiblemente la primera plaza ante rivales algo más flojos (Atlanta Hawks, Indiana Pacers y Detroit Pistons), aunque la salida de James Harden ha debilitado a los de Filadelfia y el grupo está abierto. También está igualado en el este el grupo B, con los Milwaukee Bucks como favoritos, a los que no se lo pondrán fácil los Miami Heat (sus verdugos la pasada temporada en los playoffs) y los New York Knicks, mientras que los Washington Wizards y los Charlotte Hornets apenas tienen opciones. Los Celtics de Boston son claros candidatos del grupo C, en el que se integran también Brooklyn Nets, Toronto Raptors, Chicago Bulls y Orlando Magic.

En el oeste, los favoritos del grupo A son los Phoenix Suns, que juegan en casa su partido contra los Lakers, los segundos más fuertes del grupo, dado que los Memphis Grizzlies siguen sin poder contar con Ja Morant, sancionado y han arrancado la temporada con cinco derrotas. Utah Jazz y Portland Trail Blazers completan el grupo. El grupo de la muerte del oeste es el grupo B. Tiene como favorito indiscutible a los actuales campeones de la NBA, los Denver Nuggets, pero en él también están Los Angeles Clippers, que acaban de fichar a Harden, los Dallas Mavericks, que han empezado la temporada con pleno de victorias, New Orleans Pelicans y Houston Rockets. El grupo C, que integra a Sacramento Kings, Golden State Warriors, Minnesota Timberwolves, Oklahoma City Thunder y San Antonio Spurs está bastante abierto. Los Warriors parecen más fuertes, pero juegan fuera el partido contra Sacramento y la pasada temporada sufrieron mucho a domicilio.

Tanto en el este como en el oeste, se clasifican los primeros de cada uno de los tres grupos y el mejor segundo. En los cuartos de final, el 4 y 5 de diciembre, el mejor primero de cada conferencia se enfrenta a partido único en casa al clasificado como mejor segundo. Los otros dos primeros de grupo se enfrentan entre sí en casa del que haya tenido mejores resultados en su grupo (si tienen los mismos partidos ganados, la diferencia de puntos y la mayor anotación son los criterios de desempate). Las semifinales de la Copa NBA, una por cada conferencia, se juegan el 7 de diciembre en Las Vegas, al igual que la final, dos días después. La NBA ha hecho encaje de bolillos para que mientras se juegan esos partidos, los equipos eliminados avancen en paralelo con sus enfrentamientos de la temporada regular.

Los partidos de la fase de grupos se juegan todos los martes y viernes del 3 al 28 de noviembre (con la excepción del martes 7 de noviembre, jornada electoral en diversos estados, en que no hay partidos de la NBA). Este viernes la competición arranca con 7 partidos y en las siguientes jornadas habrá entre 5 y 11 partidos por cada “noche de torneo”, como las ha bautizado la NBA. Los 30 equipos han hecho un espectacular diseño especial del parqué para remarcar que estos partidos son de la copa.

El nuevo torneo empieza cuando cada equipo ya ha disputado entre cuatro y cinco partidos de la liga regular. Los únicos que cuentan sus partidos por victorias son los Dallas Mavericks, en la Conferencia Oeste, y los Celtics de Boston, en la Este, después de que este miércoles Minnesota Timberwolves diera la sorpresa al imponerse a los Denver Nuggets de Nikola Jokić (110-89).

Los Celtics han demostrado una superioridad clara en la mayoría de sus partidos. En los dos últimos, contra Washington Wizards y contra Indiana Pacers, dejaron prácticamente sentenciado el enfrentamiento en el primer cuarto, con ventajas cercanas a los 20 puntos. La llegada de Kristaps Porziņģis y Jrue Holiday ha reforzado al equipo, que sigue teniendo en Jayson Tatum y Jaylen Brown a sus grandes estrellas. Los Mavericks, por su parte, siguen siendo muy dependientes de Luka Dončić, que firmó la semana pasada contra los Brooklyn Nets un espectacular partido con 49 puntos, incluidos cuatro triples inverosímiles consecutivos al final del encuentro que le dieron la vuelta al marcador. Sin embargo, la llegada de Grant Williams y del novato Dereck Lively II han mejorado al equipo y le permiten solventar el expediente incluso días como este miércoles en que el esloveno no estuvo acertado contra los Bulls de Chicago.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Miguel Jiménez
Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_