Eugenio López-Chacarra gana 4,88 millones de euros por un torneo en la liga saudí, el mayor premio para un deportista español

El golfista madrileño, de 22 años, logra en Bangkok su primera victoria profesional solo cuatro meses después de dejar su carrera amateur

Eugenio López-Chacarra, con el trofeo.
Eugenio López-Chacarra, con el trofeo.Kittinun Rodsupan (AP)

El golf está dividido en dos mundos. En el Open de España, Jon Rahm suma su tercera corona nacional e iguala el registro de Seve Ballesteros. El premio para el campeón en Madrid es de 297.500 euros. A 10.000 kilómetros, en Bangkok, otro español, Eugenio López-Chacarra, también hace historia y gana este domingo el torneo de la liga saudí, LIV Golf, que se celebra en Tailandia. Tiene 22 años, es el más joven de los participantes y es solo su quinto torneo como profesional. Pero Chacarra ingresa en su cuenta 4,88 millones de euros por el primer puesto de la clasificación individual (4,11 millones) y por el liderazgo también por equipos junto a Sergio García, Abraham Ancer y Carlos Ortiz. Es decir, se embolsa un premio 16,4 veces mayor al de Rahm. Es la gigantesca diferencia entre la lujosa liga saudí y un campeonato del circuito europeo.

Para el madrileño, líder con -19 por los -16 de Patrick Reed, es el mayor botín conquistado nunca por un deportista español en un único torneo. Como comparación, Rafa Nadal ingresó 2,95 millones de euros por ganar el pasado Open de Australia, y 2,26 por Roland Garros. Chacarra dobla en apenas tres días de competición lo que entrega el grande parisino a su rey. El joven golfista reúne él solo más del doble de dinero que la cantidad que se reparte entre todos los participantes del Open de España, que cuenta con el patrocinio principal de Acciona y otorga en total 1,75 millones de euros. Cada cita de la liga saudí este curso pone sobre la mesa más de 25 millones para sus concursantes, y el montante supera los 50 por la última competición en Miami. Dos universos enfrentados en una guerra interna que sacude el golf, partido entre quienes siguen en el circuito europeo y el americano, PGA Tour, que ha reaccionado elevando las recompensas económicas para sus jugadores, y los fugados a la liga saudí. De Rahm a Chacarra, de McIlroy a Cameron Smith, de Justin Thomas a Dustin Johnson. Estrellas contra estrellas.

El gordo de Bangkok coronó a Chacarra con su primera victoria profesional en su cuarto mes desde que dejó el mundo amateur. Hasta ahora había competido como aficionado gracias a una invitación en tres citas del PGA Tour (dos cortes fallados y un 45º puesto en el Sanderson Farms) y en cuatro de LIV Golf: 27º en Portland, 24º en Bedminster, 35º en Boston y 25º en Chicago. En Bangkok, con Adolfo Juan Luna estrenándose como su caddie, llegó el pelotazo para un golfista que actualmente ocupa el puesto 2.704 en la clasificación mundial, ya que estos torneos de la liga saudí no otorgan puntos para el ránking. El veto dificulta el acceso a los grandes a una de las joyas del golf actual, un gran pegador que en Bangkok sacó a relucir su mejor juego, firme y sólido ante competidores con más tonelaje.

Chacarra firmó a finales de junio un contrato por unos 10 millones de dólares por dos temporadas, más otro cinco adicionales por un tercer curso sujeto a sus resultados. “Es una oferta irrechazable. Es mucho dinero y tengo que aprovecharlo. Pienso en mí, en mi futuro y en el de mi familia”, explicó tras el volantazo a su carrera. Poco antes había asegurado que continuaría su trayectoria amateur, en la que era una estrella en Estados Unidos y número dos del mundo en la categoría, y sus estudios de Finanzas y Psicología en la Universidad de Oklahoma. “En la vida el dinero no lo es todo. Terminaré mi licenciatura, como les prometí a mis padres”, afirmó. Hasta que la nueva oferta convenció al jugador que de niño llegó a entrenarse con Seve. Su familia paterna es cántabra y veraneaban en Pedreña, donde el genio le aconsejó en su juego.

La revolucionaria liga saudí tiene por delante otras dos paradas: Yedda decidirá del 14 al 16 de octubre al campeón individual de la temporada, premiado con un bonus extra de 18 millones de dólares, además de lo ya amasado durante el año. Y el fin de fiesta en Miami, del 28 al 30 de octubre en un campo de Donald Trump, repartirá 50 millones para la clasificación por equipos, 16 para el cuarteto vencedor. Una fuente de oro que ha sacudido el golf hasta dividirlo en dos mundos.

Clasificación de la liga saudí en Bangkok.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Juan Morenilla

Es redactor en la sección de Deportes. Estudió Comunicación Audiovisual. Trabajó en la delegación de EL PAÍS en Valencia entre 2000 y 2007. Desde entonces, en Madrid. Además de Deportes, también ha trabajado en la edición de América de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS