Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España da el cante ante Inglaterra

La Roja baja de la nube al sucumbir ante Inglaterra tras una pájara descomunal en el primer tiempo, en el que se llevó la peor goleada de su historia en un duelo oficial en casa

Rashford marca ante Jonny el 0-2 en el Villamarín. En vídeo, declaraciones de Luis Enrique y de Dani Ceballos sobre la derrota de la selección.

Una España atolondrada y gripada durante el primer tiempo acabó fundida ante una Inglaterra que la rajó a la contra. Lo hizo con eficacia ante la pasividad del equipo de Luis Enrique, golpeado de portería a portería con una pájara colosal. Un cante en toda regla para el que la Roja ya no tuvo enmienda pese a su arrojo del segundo acto, ya con su adversario limitado a la trinchera. Una estocada doble para España. Rebajada a la tierra en su intento por despejar los fantasmas de Rusia 2018. Y, de paso, obligada ahora en su próximo duelo, en Croacia, si no quiere despeñarse de la fase final de la Liga de las Naciones, embarque que tenía a sus pies.

España

4-3-3

Luis Enrique Martínez

1

De Gea

2

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Jonny

4

Nacho

12

Marcos Alonso

15

1 goles Gol Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Sergio Ramos

5

Busquets

6

Cambio Sale Alcácer

Saúl

10

Thiago

20

Marco Asensio

17

Cambio Sale Dani Ceballos

Aspas

19

Cambio Sale Morata

Rodrigo

1

Jordan Pickford

2

Cambio Sale Trent Alexander-Arnold

Trippier

6

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Harry Maguire

3

Ben Chilwell

5

Joe Gomez

8

Cambio Sale Chalobah Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Harry Winks

4

Tarjeta amarilla Tarjeta amarilla

Eric Dier

7

Cambio Sale Walker

Barkley

10

2 goles Gol Gol

Sterling

11

1 goles Gol

Rashford

9

Kane

Inglaterra

4-3-3

Gareth Southgate

De repente, la España que parecía salir a flote en esta embrollada Liga de las Naciones se desplomó con estrépito, sin remedio. Dos fogonazos de inicio de Thiago y Marcos Alonso en dos saques de esquina consecutivos resultaron un espejismo. Sin continuidad, la Roja se descosió de mala manera, tiritando en defensa, descontrolada en el eje y rasa en ataque.

Tan destartalado estaba el equipo de Luis Enrique que Inglaterra se bastó con dos jugadas parvularias a la contra. Ambas florecieron a pies de Pickford, el portero inglés. Señal del extravío español. Pickford-Kane-Rashford-Sterling: gol. Esta vez, Marcos Alonso llegó con retraso ante Sterling. Catorce minutos después el mismo roto. Pickford citó a Kane a varias cuadras. El capitán inglés, presuntamente arrestado por Sergio Ramos y con Nacho al quite, ganó el asalto al primero y al segundo y asistió a Rashford. En esta ocasión, Jonny llegó en el camión escoba para frenar al goleador inglés. Una catarata de despropósitos de la que nadie se libró en una España pasmada. Hasta tal punto atrofiada que Ramos y Busquets, dos centuriones, se anudaron los pies y sus pifias en la misma jugada derivaron en otro banderillazo. Una picadita de Barkley sobrepasó al muro español. Kane, estupendo aun sin goles, fue el más pillo, saltó la alambrada y se mensajeó con Sterling. Tres azotes sin que De Gea hubiera podido calentarse las manos.

No hubo migajas de la España de Wembley y Cardiff. Y, mucho menos, de la Roja que apabulló a Croacia. Luis Enrique envidó con un 4-3-3 replicado por su colega Gareth Southgate, que ha pasado página con el sistema de los tres centrales que desplegó en Rusia. No es una selección para el descorche, pero en este tránsito en búsqueda de un nuevo molde se apaña de vez en cuando si puede explotar algunas vetas, como la de Kane —que juega mejor de lo que destila su aparente rígido corpachón— y los velocistas Rashford y Sterling. En el Villamarín también tuvo las perchas de Winks y Barkley, fluidos en el medio. Pese al empeño de Thiago no hubo manera de que el conjunto español sincronizara las líneas. Sin desborde ni control, mal parada para el quite. Como consecuencia, en el intermedio: la peor derrota en la historia de España como local en un duelo oficial (según el estadístico Mister Chip).

Luis Enrique prefirió no señalar a nadie al descanso, y nada cambió hasta que se acercó la hora de juego. Paco Alcácer, el iluminado de estos días, y Ceballos —el chico del nido bético— relevaron a Saúl y Aspas. A España ya solo le quedaba un toque de corneta. Con Ceballos, la grada entró en combustión. Con Alcácer lo que llegó fue el gol. Y sin demora, en su primera acción. En estos tiempos, Alcácer embocaría lo que fuese, el banderín del córner o lo que le cayera del tercer anfiteatro. Asensio lanzó un saque de esquina y Alcácer, bribón, se anticipó por el aire a las pértigas inglesas. Con remangue, España alcanzó su momento más vivificante. Un enredo de Pickford al sacar casi refuerza el credo español, pero el árbitro no apreció penalti en el cuerpo a cuerpo entre el guardameta y Rodrigo. Visto el arrebato local, Southgate retocó la zaga y se empotró de nuevo como antaño, con tres centrales. Hacía tiempo ya que Inglaterra solo barría cerca de su red, ya sin recorrido ofensivo. Lo mismo dio. El grupo de Luis Enrique no tuvo otro ingenio que remar con Jonny tira que tira centros, dale que dale sin consecuencias, salvo un remate final al larguero de Marcos y el terminal gol de Ramos. Para entonces, el reloj ya había menguado para la Roja sin mayor consuelo. Su espantosa primera parte ya la había condenado. En el marcador y en el ánimo general. Todo un bajonazo en su supuesta remontada postmundialista.

Un dato inquietante: España no perdía en casa en partido oficial desde hacía 15 años.

Si La Roja gana en Croacia será primera de grupo

Pese a la derrota, España aún depende de sí misma para terminar como primera de grupo y disputar la Final a Cuatro de la Liga de las Naciones, que se dirimirá en junio de 2019 en una sede aún por decidir. Si los de Luis Enrique ganan en Croacia el próximo 15 de noviembre concluirán como líderes porque ni ingleses ni croatas podrían llegar a los nueve puntos que sumarían los españoles. Si España empata en Croacia, ya dependerá de lo que suceda en el último encuentro del grupo que disputarán Inglaterra y Croacia el 18 de noviembre. Una victoria de los ingleses en Wembley relegaría a La Roja al segundo puesto por el mayor número goles encajados en casa en sus enfrentamientos directos con los de Southgate. Croacia estará en la final si se impone en los dos partidos que le restan.

Los criterios para desempatar en caso de igualdad de puntos son: puntos en enfrentamientos directos; diferencia de goles en duelos directos; goles marcados en esos choques; y goles como visitante en los mismos partidos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información