Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La contrarreloj refuerza a Yates en el liderato

Victoria de Dennis y mal día de Valverde y Nairo, cuyas esperanzas de ganar la Vuelta palidecen ante la fortaleza del líder en la contrarreloj y el florecimiento de Mas y Kruijswik

Vuelta a España
Rohann Dennis celebra su victoria en la 16ª etapa de la Vuelta a España. AFP

Terminada la contrarreloj del empedrado de Santillana al asfalto fino del llamado velódromo Óscar Freire, en Torrelavega, una verdad brilla y una verdad asoma. En efecto, Alejandro Valverde no es Miguel Indurain, como bien lo decía la víspera su director, Eusebio Unzue, y bien lo ratificaba él mismo. Primera verdad. Segunda verdad: y Valverde tampoco es Valverde, el mejor Valverde. La contrarreloj, ganada, como se sabía desde hace dos semanas, desde el prólogo de Málaga, por el especialista australiano Rohan Dennis (el único que pasó de 50 de media: 50,593 kilómetros por hora, exactamente), creó en solo 32 kilómetros de soledad mayores diferencias entre los favoritos que los cientos de kilómetros peleados colectivamente por todas las costas y montañas de España. Y dio casi el golpe de gracia al mito de la economía colaborativa (hoy por ti, mañana por mí; hoy te tapo el hueco, mañana me lo tapas tú, y así) lanzada al mercado por el Movistar de Valverde y Nairo.

En Torrelavega se consagró, como siempre, la economía especulativa de Yates quien, después de un Giro de desprendimiento y derroche que le llevó a la bancarrota, forzado por la necesidad de sacar el máximo de minutos posibles a dos rivales temibles, Dumoulin y Froome, ha corrido la Vuelta como un ahorrador miedica, arañando segundos todos los días, y no gastando nada, ni haciendo gastar a su equipo. Y cree que ya ha ahorrado lo suficiente como para gastar un poco en los cuatro días duros que quedan, tres llegadas en alto y una etapa de posibles abanicos por las llanuras aragonesas.

Los dos del Movistar fueron los peor parados de un martes de calor de nuevo que reforzó el liderato de Simon Yates, dio más fuerza a las esperanzas de Kruijswijk, soberbio, e hizo crecer la fe en la revelación Enric Mas, el nuevo Perico que se anuncia. La afición, con tanta facilidad para descreer de los viejos, ya le empieza a erigir altares a su nuevo ídolo, que no revienta, sino que, cuando los demás se cansan parece crecer, y más. Y ya hasta el objetivo del podio a los 23 años, del que está a 38s, parece escaso botín.

De Valverde, habitualmente bastante mejor que Yates contrarreloj y del nivel de Kruijswijk, se esperaba no tanto que arrasara a sus rivales, más bien que les superara con moderación y se vistiera de rojo, aun por la mínima. Al revés, le cedió 7s más a Yates, al que siempre había ganado, y perdío 44s con Kruijswijk, que en el Giro de hace dos años, en el momento de su mejor estado de forma, solo sacó 1s a Valverde en la contrarreloj del Chianti. En la general ya se encuentra a 33s del inglés y tiene al holandés con el que compartió aventura en la Croix de Fer el último Tour en la chepa, a 19s solo.

Como una bala, como le llaman sus fans, partió Valverde, y en el segundo repecho dijo basta. Mal partió Nairo, casi con la misma gestualidad de cojera que lució en la última triste contrarreloj del Tour, y peor terminó. Frente a ellos floreció la calidad de Enric Mas, a quien, cuando mira la clasificación comienzan las neuronas a engranarse y a rendirle conclusiones más que alentadoras. “Sí, mentalmente estoy muy bien”, confirma el mallorquín, y sus grandes ojos brillan. “Sí, claro que pienso en el podio”.

Lista de Mínguez para el Mundial

El escalador mallorquín, que si no Perico es Contador, o así dicen muchos, es uno de los fijos en la selección para el Mundial (30 de septiembre), cuya lista larga anunció el seleccionador, Javier Mínguez. En la lista de 14 figura Landa, quien habló con el técnico la víspera y le dijo que no iba mal. “Hemos quedado en que el 16, cuando dé el ocho definitivo, él me llame y me diga si está para el Mundial. Decidirá él. La decisión es de Landa”, dijo Mínguez, quien ya ha encontrado una forma de resolver su dilema.

Más información