Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los clubes de fútbol mexicanos, en la mira de Hacienda por evasión fiscal

Los opacos manejos en los contratos de futbolistas y del entrenador de Veracruz han alertado al sistema tributario de México y a la Federación Mexicana de Fútbol

Los jugadores Menéndez y Carrasco de Veracruz.
Los jugadores Menéndez y Carrasco de Veracruz. EFE

Los clubes de fútbol de México serán investigados por la secretaría de Hacienda y Crédito Público. Todo a raíz del caso del club Tiburones Rojos de Veracruz. El pasado lunes el entonces entrenador, Guillermo Vázquez Jr., renunció al cargo porque había trabajado por meses sin un contrato y desveló que el equipo presentó un contrato laboral ante la Federación Mexicana de Fútbol (FMF), un requisito para dirigir en el país, en el que se asentaba un sueldo mínimo; el resto del dinero adeudado al estratega sería saldado a través de una empresa ajena al club. Pero lo acordado no se le pagó.

La maniobra ha sido nombrada como los dobles contratos. Ante la autoridad, en este caso la FMF, se presenta un contrato de relación laboral por una cantidad de dinero que es baja. El diario deportivo Récord publicó que, en el caso de dos jugadores, el 10 % del salario que se le prometió a los futbolistas es la cantidad que aparece en el contrato de la Federación; el otro 90 % estaba estipulado en otro contrato en el que los jugadores cedían los derechos de su imagen. De acuerdo con la publicación, los jugadores brasileños Alan Santos y José Santos Sosthenes, no recibieron copia de sus documentos legales, algo crucial que exigen los principales sindicatos de futbolistas, entre ellos el de México.

“El SAT [Servicio de Administración Tributaria] desconoce los dobles contratos que se han referido en el ámbito deportivo. El SAT tiene facultades para verificar las condiciones contractuales y económicas que pacten el club y el futbolista, no así la información que reportes los clubes a la Federación Mexicana de Fútbol”, se lee en un súbito comunicado de prensa de la secretaría de Hacienda en el que hace público el inicio de investigaciones para comprobar si se trató de un sistema de evasión fiscal. 

Este viernes la Federación Mexicana de Fútbol  ha informado el inicio de una auditoría al club Veracruz debido a la "discrepancia existente en la documentación entregada". El organismo ha expresado  su compromiso de colaborar con las autoridades federales, estatales y municipales en cualquier proceso de investigación relacionado con el fútbol mexicano y sus agremiados". 

Fidel Kuri Grajales y Javier Duarte, en 2013, en la presentación del club.
Fidel Kuri Grajales y Javier Duarte, en 2013, en la presentación del club. Cuartoscuro

El exfutbolista estadounidense Hérculez Gómez reveló para la cadena ESPN que el plantel estaba quebrado por la situación. Los futbolistas “más favorecidos” pueden cobrar a través de los dobles contratos, sin problema; sin embargo, hay un grupo de futbolistas en desventaja económica que firmaron los documentos ante la Federación Mexicana de Fútbol por 50.000 pesos.

Guillermo Vázquez Jr. y los propios jugadores no han tenido contacto directo con el dueño del equipo, Fidel Kuri Grajales, un diputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la localidad de Orizaba, Veracruz. El año pasado buscó la alcaldía de Boca del Río. Desde 2013 se ha hecho cargo del conjunto de fútbol apoyado desde un inicio por el exgobernador Javier Duarte, procesado por lavado de dinero y delincuencia organizada. Sus Tiburones han tenido exiguos triunfos deportivos y han estado más cerca de la Segunda División que del templete de campeones.

Tres años más tarde fue vetado del fútbol mexicano por golpear, en un palco, al entonces máximo responsable de la Comisión de Árbitros, Edgardo Codesal. En su regreso promovió suspender el descenso deportivo por dos años y, así, blindar la inversión de su plantilla. “No le debo dinero a nadie, me voy a Italia mañana, a disfrutar con el dinero de Memo Vázquez”, ironizó Kuri Grajales en una charla con Univisión.

El año pasado, el equipo Jaguares de Chiapas fue desafiliado de la Federación Mexicana de Fútbol por la falta de pagos a sus futbolistas. La FMF permitió que el club, durante sus últimos seis meses, pudiera fichar futbolistas, incluso la propia FIFA multó al club por 728.500 pesos por una deuda que sostuvieron con Vélez Sarsfield en Argentina por el jugador Iván Bella. El fútbol mexicano, bajo la lupa del sistema tributario, ha iniciado un capítulo, uno llamado Tiburones Rojos de Veracruz.