Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El drama de ser jugador de los Jaguares de Chiapas

El club mexicano está involucrado en el incumplimiento del pago a sus jugadores durante tres meses y deberá ser vendido al término de la temporada

Jaguares Chiapas
Esqueda (i) y Fabbro durante el último partido de Jaguares EFE

Sin importar su currículo, Egidio Arévalo enfrentó situaciones similares a las del fútbol amateur. Pasó hasta tres meses y medio sin que le pagaran como futbolista de los Jaguares de Chiapas en la liga mexicana. De poco importó ser parte de una de las mejores selecciones de Uruguay, esa que se coló como la cuarta mejor en la Copa del Mundo en 2010.

Junto con Arévalo fueron 128 jugadores y miembros del club chiapaneco los que mostraron su inconformidad ante los nulos pagos de agosto a diciembre pasado. Eso provocó que los Jaguares terminaran en el fondo de la clasificación con 12 derrotas, tres empates y dos triunfos. Las estadísticas también mostraron el descontento de los delanteros que solo marcaron nueve goles y la portería fue batida 30 veces. 

"Hay dos factores para que esto sea grande: es inhumano no pagar un salario, además de ser anticonstitucional, y que los futbolistas no se atreven a decirlo, les da pavor. Es necesario que haya una unión de futbolistas que no dependa de la federación", opina Gerardo Velázquez de León, periodista de TVC Deportes. 

“Ha habido lesiones ficticias con varios jugadores porque no quieren dar la cara en la cancha”, comentó Arévalo a ESPN en octubre. El nacido en Paysandú, Uruguay fue separado del plantel por hacer pública su molestia bajo el motivo de “indisciplina”. El primero de noviembre los futbolistas de Jaguares amenazaron a la liga mexicana de no jugar la última fecha si no se resolvía el problema. La directiva comprometerse a pagarles, aunque no todos los deportistas quedaron satisfechos. Era un volcán a punto de estallar.

Los de Jaguares jugaron frente a Atlas con la mayoría de sus titulares. Al medio tiempo, Rafa Márquez, el veterano defensor mexicano, se encaró con el entrenador de Chiapas, Sergio Bueno. “Eres un cagón”, dijo el exjugador del Barcelona al estratega, según confesó este último al periodista Raymundo González. Bueno aseguró que el káiser michoacano solo había escuchado una versión de lo que sucedía en el equipo.

Egidio Arévalo (d) como jugador de Chiapas en 2016 ampliar foto
Egidio Arévalo (d) como jugador de Chiapas en 2016 Cuartoscuro

Tras acabar el torneo, Arévalo salió de la institución junto con otros jugadores. Pero para ello necesitaba que su equipo no tuviera deudas con los jugadores para poder participar en el régimen de transferencias y, tras varias negociaciones con sus jugadores, pudo fichar jugadores. La insolvencia económica no fue un problema para atraer a 13 nuevos futbolistas, entre ellos al guardameta Moisés Muñoz.

Aunque el dueño de Jaguares, Carlos López Chargoy, le quedó a deber a Egidio y Carlos Núñez. Al primero le convencieron en hacerle el pago en dos partes, el último pago deberá hacerse el 30 de enero, a pesar de que el charrúa ya forma parte de otro club, los Tiburones Rojos. Con Núñez Techera la situación es distinta. Aún le deben tres meses de sueldo y que el club mexicano debe cerca de 100.000 dólares al Liverpool de Uruguay, costo por el préstamo del jugador. Junto con su representante, Gustavo Santorini, interpuso una queja ante la FIFA en contra del club. 

“Ya se le solicitó al señor Carlos Hugo López Chargoy que debe deshacerse del club Jaguares para la siguiente temporada”, dijo el presidente de la liga, Enrique Bonilla, la semana pasada. Sin embargo, el directivo no dejó en claro lo que podría suceder en caso de no hacerlo. Las deudas con los jugadores no permitiría a los Jaguares disputar el actual torneo Clausura 2017, de acuerdo con el reglamento.

"Mis jugadores están molestos de esta persecución, ellos están pagados, están trabajando y están tranquilos. Ahorita vamos a enfocarnos a lo deportivo. Molesta esta persecución, pero he hablado con ellos que se concentren en lo suyo y yo haré mi parte para que Jaguares, este semestre, camine como debe ser", dijo López Chargoy a Milenio hace una semana. 

La inestabilidad en la plantilla ha provocado que existan filtraciones de información. "En la casa club no tienen comida. Y lo que comen es pura pasta porque uno de los patrocinadores del equipo les paga en especie", comenta Velázquez de León. 

El equipo de Chiapas batalla por no agonizar en lo deportivo al estar inmiscuido en el descenso. Al momento está situado en el antepenúltimo lugar en la tabla de cociente. En sus dos partidos de liga registra una derrota (Pachuca) y un triunfo (Toluca). 

En el 2013, el fútbol mexicano hubo una mutación de equipos. La franquicia de Chiapas fue vendida al descendido en aquel año, Querétaro. El recién ascendido, La Piedad, vendió su club a los Tiburones Rojos de Veracruz y el San Luis evolucionó a Chiapas. Un reacomodo con aprobación de la liga mexicana.

El equipo chiapaneco tiene el valor de equipo más bajo de toda la liga mexicana, con 38.2 millones de dólares, de acuerdo a una estimación de Forbes México. No han conseguido un título de liga. En sus mejores momentos, trajo a México a grandes futbolistas como al máximo goleador del club, Salvador Cabañas (61 goles) y al delantero colombiano Jackson Martínez. Los Jaguares están a la venta, en la incertidumbre, y esperan al empresario ideal que les compre. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información