Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se busca presidente que reemplace a Villar

Mientras el dirigente suspendido aún no ha dimitido de la Federación, los barones de las territoriales y LaLiga tantean candidatos

El presidente de la Asociación de Futbolistas, Luis Rubiales (2i) durante la reunión de la comisión directiva del Consejo Superior de Deportes que suspendió a Villar
El presidente de la Asociación de Futbolistas, Luis Rubiales (2i) durante la reunión de la comisión directiva del Consejo Superior de Deportes que suspendió a Villar EFE

Pese a que Ángel María Villar aún no ha dimitido como presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF), el fútbol español es un hervidero a la búsqueda de un candidato que sustituya al dirigente vasco, suspendido cautelarmente por un año de su cargo tras ser detenido, encarcelado y posteriormente puesto en libertad bajo fianza en el marco de la Operación Soule. En el seno de la Federación, en LaLiga, en los despachos de los grandes clubes se busca un presidente, según los intereses de unos y de otros.

A la vez que 16 de los 19 presidentes de las federaciones territoriales siguen insistiendo en la dimisión de Villar, algunos de ellos proponen a Luis Rubiales, presidente el sindicato de futbolistas (AFE), como el aspirante oficialista al relevo. Si Villar terminara por dimitir, se convocarían elecciones en las que el derecho al voto correspondería a los 140 asambleístas actuales. Según fuentes federativas, Rubiales contaría con el apoyo de los presidentes de las territoriales de Cataluña, Cantabria, Extremadura, a los que se podrían unir otros.

Ahora mismo, la situación de indefinición en la Federación provoca que la intención de voto en unas hipotéticas elecciones sea fluctuante. Nadie se fía de nadie y la figura de Villar aún pesa mucho. Villar se siente traicionado por los barones regionales con los que alimentó un sistema que le perpetuó en el cargo. Él se aprovechó del sistema y el sistema de él y de sus influencias para eternizarse en sus cargos. Ahora, el sistema le quiere fuera para poder seguir operando en el fútbol español y que le salpique lo menos posible las actuaciones judiciales emprendidas por el juez Pedraz .

Según avanzó el diario As, Villar solo aceptaría dimitir si Rubiales no es el candidato oficialista y en su lugar lo es el actual presidente en funciones Juan Luis Larrea. Villar prefiere a Larrea porque es un hombre de su confianza que no activaría uno de los resortes que medirá a todos los candidatos: decidir personarse contra él si la Federación se hubiera visto perjudicada por su gestión. Según fuentes federativas, Villar le puso la cruz a Rubiales, uno de sus grandes defensores, en el momento que este votó por su suspensión en la comisión directiva del Consejo Superior de Deportes (CSD). “Los hechos son muy graves”, dijo Rubiales, según uno de los presentes.

Entre las voces críticas contra Rubiales hay quien le exige antes dimita como presidente de AFE. “No puede hacer como Villar cuando se presentó a presidente de la UEFA, que no renunció a su cargo aquí para seguir teniendo una red”., dice un exempleado federativo. En contra de Rubiales también puede jugar el sumario de la Operación Soule si aparecen grabaciones en las que mostrara su apoyo a Villar o alguna maniobra ilegal en el proceso electoral. En el rechazó a Rubiales coincidirían por una vez Villar y Javier Tebas, presidente de LaLiga, que aún no ha postulado uno de manera oficial, pero está en ello.

La reunión celebrada en la madrugada del martes en la sede federativa de Las Rozas fue el reflejo del río revuelto que es la Federación. Por un lado, los presidentes de las territoriales que asistieron le exigieron a Larrea que la petición de dimisión de Villar de la junta directiva como órgano colegiado se realizara el próximo día 24 de agosto, a lo que este se opuso porque prefería el día 7 de septiembre. Hubo votación y pese a que fue desfavorable a Larrea, no se descarta que este acabe imponiendo su criterio. Sin embargo, Larrea se vio ayer en Vitoria con José Ramón Lete, el presidente del CSD, y este le instó a que la junta se celebre lo antes posible y que sea efectiva y no se trate de una mera artimaña para dilatar el proceso. Si Villar no dimite, los presidentes de territoriales dicen estar dispuestos a cesar ellos como miembros de la junta directiva. Todo ello, con el trascendental España-Italia para la clasificación del Mundial que se celebrará el 2 de septiembre en Madrid. “Larrea quiere presidirlo. Le está cogiendo gusto al cargo”, dicen en la Federación.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información