Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda ve indicios de que Cristiano Ronaldo cometió delito fiscal

La Agencia Tributaria calcula que el jugador defraudó 15 millones entre 2011 y 2014

Cristiano Ronaldo fraude fiscal
Cristiano Ronaldo, a la llegada a la sede de la Comunidad de Madrid, el pasado día 22. EFE

La Agencia Tributaria remitió el pasado miércoles a la fiscalía especializada en delitos económicos el informe sobre la investigación de las declaraciones tributarias de Cristiano Ronaldo correspondientes a 2011, 2012, 2013 y 2014. En el documento, los inspectores de Hacienda ven "indicios" de que el jugador del Real Madrid cometió delito fiscal al defraudar presuntamente unos 14,9 millones durante esos cuatro años, según confirman fuentes jurídicas. La fiscalía provincial de Madrid tendrá que estudiar el citado informe y decidir si traslada el asunto al juzgado antes del 30 de junio, cuando prescribiría parcialmente el delito. El caso estalla un día después de que el Supremo ratificara la condena de Leo Messi por fraude fiscal.

Inspectores de Hacienda explican que para que exista delito fiscal es preciso que el fraude supere los 120.000 euros y que exista dolo. Este término jurídico supone que el contribuyente conocía que cometía fraude y que lo hacía voluntariamente. Esa es una de las principales cuestiones que tendrá que dilucidar la fiscalía.

La otra gran decisión sobre la que debe pronunciarse la fiscalía es si existió "simulación" por parte del jugador. Fuentes de la inspección de Hacienda recuerdan que Cristiano trató de regularizar su situación tributaria al pagar 5,6 millones de euros a finales de 2014, justo después de que se conociera que la Agencia Tributaria había lanzado una ofensiva contra los abusos del fútbol español.

Los casos más sonados

Lionel Messi. La estrella del Barça fue condenada a 21 meses de cárcel por defraudar 4 millones de euros.

Javier Mascherano. El argentino reconoció el delito y fue condenado a un año de prisión y 815.000 euros de multa.

Fabio Coentrão. El portugués del Madrid fue acusado por la fiscalía por haber ocultado 1,3 millones a Hacienda.

Radamel Falcao. El colombiano también está acusado por el mismo delito que Coentrão, pero en su caso ocultó casi seis millones al erario.

Xabi Alonso. El vasco fue acusado de ceder sus derechos de imagen a una sociedad de Madeira, pero su caso fue archivado.

Iker Casillas. El portero del Oporto tuvo que pagar casi dos millones después de que Hacienda le sometiese a una inspección.

El futbolista regularizó en 2014

Pero esta regularización no detiene la investigación del fisco, que comenzó a principios de 2016. Inspectores de Hacienda albergan dudas sobre si el jugador hizo esta operación para zanjar sus problemas con el fisco o si tras la misma había una intención de simulación. Es decir, si reconocía un error para mantener oculto el grueso del dinero defraudado a través de una compleja estructura societaria que pasaría por las Islas Vírgenes. Sobre este punto, debe manifestarse la fiscalía. Será una de las claves decisivas para el futuro del caso.

El despacho de abogados que lleva la defensa tributaria de Cristiano Ronaldo desde 2016, Senn, Ferrero y asociados, asegura que desconoce el informe de la Agencia Tributaria. Defienden la inocencia del futbolista y explican que cualquier irregularidad se debe a un error. "Como reconoce la propia Agencia, jamás ha habido ánimo de ocultar", añade un portavoz del deportista.

La situación fiscal de Ronaldo es, además, más compleja que la de la mayoría de jugadores con asuntos pendientes con el fisco. El jugador blanco tributó hasta 2013 a través del Impuesto de la Renta de No Residentes (IRNR) para beneficiarse de la ley Beckham, una norma fiscal vigente entre 2004 y 2009, que permitía que los trabajadores extranjeros solo tributasen a un tipo del 24,75% durante cinco años, frente al máximo del 50% que se aplicaba al resto. Además, le permitía derivar parte de los ingresos por sus derechos de imagen a otro país con menor fiscalidad.

Se acogió a la 'Ley Beckam'

A partir de 2015, el jugador perdió los beneficios de esta norma y comenzó a tributar con el gravamen máximo del 50%. "El jugador declaró que obtenía en España solo 14,9 millones, el 20% de los 74,8 millones de ingresos publicitarios que se cifraron entre 2009 y 2014", explican en un comunicado los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha). "Por tanto, Hacienda entiende que los otros 32 millones de euros que obtuvo el jugador en estos tres años son ingresos obtenidos realmente dentro de España, por lo que reclama esos 8 millones de cuotas presuntamente defraudadas entre 2011 y 2013", añaden. Otras fuentes jurídicas recuerdan que la Agencia Tributaria también ha investigado el ejercicio 2014, en el que podría haber encontrado un fraude mayor porque ya no le era de aplicación la Ley Beckham. La diferencia entre tributar con esta norma o sin ella es enorme. Según la revista Forbes, Cristiano Ronaldo ganó el año pasado cerca de 78,5 millones de euros. De esta cantidad, unos 50 millones corresponden a su salario como empleado del club blanco y tendría que pagar la mitad a Hacienda.

Gestha emitió un comunicado en el que señala que "el futbolista portugués podría haber incurrido en un delito fiscal en 2011, que conlleva penas de prisión de un año, y en otros dos delitos fiscales agravados en 2012 y 2013, al superar las cuotas presuntamente defraudadas los 600.000 euros. Estos dos delitos conllevan penas de prisión de dos a seis años por cada uno de ellos, lo que implicaría la petición de la Abogacía del Estado de una pena mínima total de cinco años".

Los técnicos de Hacienda precisan que "el juez podría aplicar la atenuante muy cualificada de regularización y reducir la pena a la mitad o a la cuarta parte de cada delito fiscal si el jugador reconoce los hechos y paga las cuotas defraudadas, los intereses y las multas en el plazo máximo de dos meses desde la citación judicial como investigado". De esta forma, si el juez redujera las penas al mínimo, la pena de prisión total quedaría en 15 meses, y al carecer de antecedentes podría acordarse que no entre en prisión. Todo ello si la fiscalía entiende que hay delito y lo lleva al juez. Y eso aún no está decidido.

La ofensiva del fisco contra el fútbol empezó en 2014

La cruzada del fisco con el fútbol comenzó a principios de 2014. España estaba atravesando una grave crisis y desde el Ministerio de Hacienda criticaban que mientras el resto de la población sufría recortes y subidas de impuestos, los futbolistas de élite aprovechaban los resquicios legales para eludir tributos.

En aquel momento, Hacienda endureció el tratamiento fiscal de las sociedades que gestionan los derechos de imagen de los futbolistas, la conocida regla del 85/15. Y estableció el criterio de que las comisiones que se llevan los agentes por los fichajes y las renovaciones de los futbolistas se consideren como ingresos del futbolista y este luego pague al agente por los servicios. Este cambio de interpretación perjudicaba a los futbolistas.

La Agencia Tributaria aplicaba estos dos cambios de criterios en las investigaciones tributarias que abrió a la mayoría de futbolistas de élite. Pronto aparecieron en los medios los casos de jugadores como Sergio Ramos, Iker Casillas, Xabi Alonso, Iniesta, Piqué o Mascherano entre otros.

La mayoría de estos deportistas optó por pactar inmediatamente el pago de sus deudas tributarias para eludir las penas de cárcel. Muchos otros casos de futbolistas famosos quedaron en el anonimato, según revelaron abogados de grandes despachos de Madrid.

El año pasado estalló otro caso que puso patas arriba el mundo del fútbol: una filtración de documentos sobre deportistas que ponían de manifiesto las estrategias fiscales de los futbolistas. Hacienda incorporó a las investigaciones que tenía abiertas esta información. Entre los afectados, estaba Cristiano Ronaldo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información