Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aleksander Ceferin, elegido nuevo presidente de la UEFA

El esloveno, de 48 años, vence en la primera votación a Michel Van Praag y rompe los moldes del antiguo régimen puesto que no procede del Comité Ejecutivo y no pertenece a una gran federación

Aleksander Ceferin, en el Congreso de la UEFA.

El esloveno Aleksander Ceferin ya es el nuevo presidente de la UEFA tras obtener 42 votos frente a los 13 del holandés Michel Van Praag, su único contrincante, en la primera votación del Congreso Extraordinario que la UEFA celebra en Atenas.

El pasado mes de julio, en el Comité Ejecutivo de la UEFA celebrado antes de la final de la Eurocopa, Ángel María Villar percibió que algo estaba cambiando en el proceso sucesor a la presidencia del organismo que ha intentado presidir. Su intención en aquella reunión era salir elegido como candidato oficialista con el apoyo del ejecutivo. Villar se encontró con la negativa de algunos miembros del comité, que ya apuntaban al esloveno Aleksander Ceferin como su favorito. Aquellas sucesiones casi dinásticas, propias del antiguo régimen instalado en FIFA y en UEFA, empezaron a derrumbarse aquel día en París. En Atenas, han terminado por confirmarse esos aires renovadores con el arrollador triunfo de Ceferin.

La abrumadora elección de este abogado esloveno (48 años) es rompedora con el sistema instalado durante tantos años. Ceferin no es miembro del Comité Ejecutivo, por lo que se le considera un hombre que llega para gobernar el sistema viniendo desde fuera. La inhabilitación de Michel Platini por el Comité de Ética por aquel pago de 1,8 millones de euros que le hizo el también sancionado Joseph Blatter provocó ciertos aires de regeneración y de cierto aseo en la UEFA. “Ceferin no está intoxicado, no forma parte de esa vieja guardia que ahora está tan mal vista tras los escándalos de la FIFA. No habrá grandes cambios, porque la UEFA es una organización más respetada que FIFA y muy sólida económicamente”, advierte un miembro del organismo europeo. A esa vieja guardia pertenece Villar, que desde aquel día de julio percibió que sus posibilidades eran muy escasas ante la pujanza de una candidatura más fresca y apoyada en la sombra por el mismísimo presidente de FIFA, Gianni Infantino. Ceferin niega ese apoyo y lo achaca a la campaña realizada por el holandés Michael van Praag, que no retiró su candidatura pese a que también tenía claro que no tenía nada que hacer. Este apoyo, si se rebelaran indicios suficientes, le puede costar a Infantino una investigación por parte del Comité de Ética de la FIFA porque en su condición de presidente del máximo organismo del fútbol mundial debe mantenerse neutral.

La elección de Ceferin también supone entregarle el sillón presidencial de la UEFA a un dirigente de una federación pequeña y de poco peso y tradición en el escaparate internacional. La institución ha contado con un presidente italiano (Artemio Franchi), dos franceses (Jacques Georges y Michel Platini), un sueco (Lennart Johansson) y un danés (Ebbe Schwarzt) y un suizo (Gustav Wiederkher). En la sombra, alemanes, españoles y británicos también han formado fuertes lobbies de poder desde la secretaría general o las vicepresidencias y también desde el aparato burocrático, ahora volcado con Ceferin. La mirada hacia los países más modestos ha estado en su campaña. Ha criticado el modelo de la nueva Champions, que a partir de 2018 garantizará la presencia de cuatro clubes de las grandes ligas (España, Alemania, Inglaterra e Italia), aunque su margen de maniobra será escaso para cambiarlo pese a sus promesas. “Ese acuerdo ha sido votado por el Comité Ejecutivo y no puede ponerse en contra de él nada más llegar. Necesitaba lanzar un guiño a los países más pequeños, pero va a tener muy complicado romper con ese nuevo modelo”, advierten desde UEFA.

La edad del nuevo presidente, también supone un cambio importante en el retrato robot del presidente de la UEFA. Van Praag y Villar trataron de desacreditarlo desde su inexperiencia. “Tengo 48 años, no soy tan joven”. Ceferin no ha querido presentarse como el candidato de la Europa este, algo que considera le hubiera perjudicado. También ha dejado caer en más de una ocasión que el dinero no es un problema para él y que no necesita el cargo. Ceferin regenta uno de los despachos de abogados más prestigiosos de su país, con cerca de 50 letrados bajo su nómina.

Más información