"Este Barça gana y pierde así"

Guardiola se enorgullece porque siente que ha eliminado a "un equipo superior"

Pep Guardiola tomó asiento en la sala de prensa y, como es habitual en este tipo de ocasiones, dedicó sus primeras palabras a regalar felicitaciones a diestro y siniestro. Felicitó a los aficionados culés: "Porque ha sido una de las noches más bonitas que he vivido nunca". Al rival: "Por su atrevimiento, porque ha querido jugarnos de tú a tú". Y a sus jugadores: "Porque después del triunfo por 0-2 en la ida han seguido generando ocasiones".

Cerrado ya el saco de los cuatro clásicos, el entrenador del Barça regaló los oídos al Madrid y opinó que la victoria tiene más valor por el adversario derrotado camino de Wembley. "Sentimos que hemos eliminado a un equipo superior, a un club más rico, que puede pagar cláusulas de rescisión, con siete delanteros que cualquiera querría en su plantilla, un auténtico equipazo. No quiero menospreciar a mis jugadores, pero, si no son el mejor equipo, por ahí andan. Nunca habíamos ganado al Madrid en una semifinal de la Champions".

Más información
La inteligencia gana a la astucia
Un hotel para la cordura
Messi siempre, con o sin gol
Casillas salva el honor
Wembley y el círculo virtuoso
Con el balón todo es más fácil
"Mourinho tenía razón: imposible"
"Justicia" o "mano negra"
"El triunfo del juego"
El 39.590 llevará a los socios del Barça a la final de Wembley

El técnico volverá a Wembley, esta vez como entrenador, para "intentar ganar la cuarta" tras una ristra de cuatro encuentros vibrantes y después de haber sufrido casi un suplicio. "Han sido 20 días tremendamente duros, de mucha tensión, muy intensos y cansados. Ahora nos quedan cuatro puntos para ganar la competición más importante del año, la Liga, que quizá no es la más bonita, pero sí la más importante", apuntó.

El viernes se pondrán a ello. "Nos espera el Espanyol. Y los derbis de Barcelona sí que son derbis porque están muy igualados", convino Guardiola. Antes, el equipo descansará y disfrutará en la intimidad del éxito alcanzado con la segunda final de la Liga de Campeones en tres años. "Es un éxito absoluto. Y más teniendo en cuenta de dónde vienen estos jugadores, de ganarlo todo. Y, aun así, siguen queriendo más y más. No hay equipo más humilde que este, que nunca se queja y va a cualquier campo a seguir ganando. Estoy muy orgulloso de toda esta gente de la casa y de este modelo", dijo.

Guardiola, por supuesto, también tuvo elogios para los suyos: "En el Bernabéu hicimos un partido extraordinario. Como hoy. Teníamos que gestionarlo muy bien mentalmente por la ventaja de la ida. Ha sido un espectáculo ver cómo han jugado los últimos 20 minutos. Con el 1-1, han seguido jugando y jugando, sin generar demasiadas ocasiones de gol, pero impidiendo que ellos las generaran; sin encerrarse atrás. Es la demostración de que los jugadores son sabios y saben cómo afrontar esas situaciones límite".

Así, con esa devoción por la pelota (el Barça tuvo un 66,6% de la posesión, hizo 11 remates, por solo cuatro del Madrid y cometió 10 faltas por las 30 del rival), este equipo se acoge a sus éxitos y explica sus derrotas: "El fútbol es un juego de errores. Perdimos así en Anoeta y la final de la Copa. Pero seguimos siendo nosotros. Ganamos y perdemos de esta manera", concluyó.

Guardiola celebra el triunfo
Guardiola celebra el triunfoJAVIER SORIANO (AFP)
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS