Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'L'Equipe' asegura que Armstrong se dopó en el Tour de 1999

Seis muestras de orina congeladas de las doce analizadas demuestran que tomó EPO en tres ocasiones en ese año.- Armstrong reitera que "jamás" ha usado productos dopantes

El ciclista estadounidense Lance Armstrong se dopó con EPO en el primer Tour de Francia que ganó, en 1999, según unos análisis recientemente efectuados por el Laboratorio Nacional de Detección de Dopaje de Chatenay-Malabryy (Francia) y publicados hoy por el diario L'Equipe. Seis muestras de orina congeladas pertenecientes al vencedor de siete Tour de Francia han dado un resultado positivo en el examen practicado por el laboratorio, afirma el diario francés, que en su portada denuncia "La mentira Armstrong".

Sin embargo, Armstrong ha reiterado en su página web que "jamás" ha tomado "drogas que pudiesen mejorar los resultados" y ha calificado como "periodismo de escándalo" las informaciones publicadas por L'Equipe. "Una vez más, un periódico europeo relata que yo había dado positivo por drogas que favorecen el rendimiento. Desgraciadamente, la caza de brujas continúa y el artículo es otro más del periodismo sensacionalista. El diario admite en su propio artículo que el método científico en cuestión tiene fallos y que yo no tengo ningún medio para defenderme", ha afirmado.

En este sentido, el director del laboratorio, Jacques de Ceaurriz, ha afirmado que "no hay ninguna duda posible sobre la validez del resultado", aunque los análisis hayan sido realizados cinco años después de haberse tomado las muestras. "Aún en el caso de que las muestras se hubiesen estropeado, o sea, que la EPO se degrade y se vuelva indetectable, la proteína permanece en buen estado", ha afirmado Jacques de Ceaurriz.

Los análisis de un conjunto de muestras anónimas conservadas del Tour de 1998 y del de 1999 se hicieron a partir de diciembre del pasado año y no tenían intención de descubrir a ciclistas que se habían dopado, sino afinar en los criterios para la detección de positivos. Doce de esas muestras revelaron la existencia de EPO (una hormona sintética que permite oxigenar la sangre) y de ellas la mitad correspondían a Armstrong, mientras que las otras seis corresponden a corredores cuyos nombres no se conocen todavía pero que, según el diario francés, serán identificados "antes o después".

Se dopó tres veces en el Tour de 1999

L'Equipe recuerda que en 1999 el test de orina de la EPO no existía y que sólo fue validado por la Unión Ciclista Internacional en abril de 2001. Los positivos de Armstrong mostrarían que el ciclista recurrió al EPO en tres momentos del Tour de 1999, en el que ganó seis etapaas: una primera antes del inicio de la carrera para estar en las condiciones idóneas en el prólogo y la primera etapa, una segunda al inicio de los Alpes y una tercera al atravesar los Pirineos.

El diario afirma que en principio la revelación de estos positivos no tendrá ninguna consecuencia disciplinaria para Armstrong, porque se hicieron sobre muestras que ya no estaban precintadas, aparentemente por razones propias a los análisis. No obstante, la AMA está estudiando posibles recursos jurídicos para no dejar impunes los positivos, y además los resultados podrían utilizarse en los diversos procesos judiciales contra el ciclista en Francia y en Estados Unidos. Además, el expediente se puede transmitir a la Agencia Estadounidense Antidopaje (USADA) que, con el escándalo Balco, demostró su capacidad de llegar a sancionar a un deportista aunque no había sido controlado positivo.

¿Qué es la EPO?

La EPO es una hormona que produce el riñón de forma natural para mantener la concentración de glóbulos rojos en la sangre, pero que puede ser sintetizada en el laboratorio y ser aprovechada para conseguir un mayor aporte de oxígeno a los músculos. El deportista consigue así retrasar la aparición de la fatiga y sus efectos son más apreciables en deportes como el ciclismo, el esquí y el atletismo de fondo.

Efectos secundarios. La EPO puede tener graves efectos secundarios para el deportista, ya que su concentración de glóbulos rojos en la sangre, que en condiciones normales está en torno al 43%, puede elevarse hasta el 70%. El corazón se ve obligado a hacer un esfuerzo desacostumbrado para bombear una sangre tan espesa que puede desembocar en un fallo en el sistema cardiovascular -trombosis, accidentes cerebrovasculares, obstrucción de arterias- como los que ya han ocasionado varias muertes en el mundo del deporte.

Método francés. El Laboratorio Nacional de Detección de Dopaje Chatenay-Malabry, con sede en París, descubrió en el año 2000 el método que permitía detectar, a través de un análisis de sangre y otro de orina, la presencia de EPO. La batalla por atajar el consumo de EPO comenzó el 28 de agosto de 2000, día en que el COI aprobó la realización de controles para la detección de la EPO durante los Juegos de Sydney. El COI decidió que las pruebas combinasen un análisis de sangre, cuyos parámetros fueron elaborados por un laboratorio australiano, y un análisis de orina ideado por el laboratorio francés. A finales de marzo de 2001, la UCI puso en marcha esos controles.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información