Sebastián Castella se presenta como pintor y anuncia su vuelta a los ruedos

El toreo francés, que se retiró en 2022, pretende reaparecer el 7 de enero en Colombia

Cartel de la exposición del diestro Sebastián Castella.
Cartel de la exposición del diestro Sebastián Castella.

El torero francés Sebastián Castella ha presentado en Madrid la exposición de varias obras artísticas que ha realizado durante la pandemia, en un acto que ha aprovechado para anunciar su regreso a los ruedos el próximo mes de enero en la plaza colombiana de Manizales.

Castella, que anunció su retirada de forma sorpresiva al finalizar la temporada de 2020, justo al cumplir veinte años de alternativa, ha dedicado todo ese tiempo a la pintura y la escultura, en un trabajo que, bajo el título de Monólogo, estará expuesto hasta el 29 de mayo en la Casa de Vacas del parque del Retiro.

La muestra se compone de 25 obras, entre esculturas y pinturas en acrílico sobre lienzo y, en su parte más original, también sobre capotes de brega, en las que Castella ha querido “plasmar lo vivido a lo largo de mi carrera, historias, anécdotas y también el reflejo de lo visto en otras culturas del mundo”.

Aun así, el torero de Béziers aseguró que con esta exposición, que será itinerante, “empieza y termina mi relación con la pintura, porque soy artista pero no pintor. Cuando me retiré, buscando reencontrarme conmigo mismo, creía que podía suplir el toreo con otra forma de expresarme, pero no lo he conseguido. Por eso vuelvo ahora a los ruedos”.

En ese momento, Castella aprovechó para desvelar el cartel que, con un cuadro del pintor Diego Ramos, anunciará la corrida de su reaparición vestido de luces, fechada para el 7 de enero de 2023 en la plaza colombiana de Manizales, donde se enfrentará en solitario a toros de las divisas de Ernesto Gutiérrez, Las Ventas del Espíritu Santo y Juan Bernardo Caicedo.

La decisión de elegir esa plaza se debe a que “Colombia es para mí un país muy importante, y Manizales un buen sitio para vivir un día muy especial rivalizando conmigo mismo, antes de seguir haciéndolo con el resto de compañeros a lo largo de la temporada en los dos continentes taurinos”.

“La pintura me ha llenado el corazón y el alma, pero sentía que me faltaba algo. Y eso era el contacto con ese ser maravilloso que es el toro, que me ha hecho vivir la vida con pasión y con ilusión. Nací torero y seré torero hasta el final de mis días”, finalizó Castella.


Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Versión muy original

Toda la información sobre estrenos, críticas y las películas del verano en el boletín semanal de Cine
APÚNTATE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS