_
_
_
_
_

Cate Blanchett defiende el cine en español como clave para el futuro antes de recibir el Goya Internacional

La actriz australiana se muestra encantada de trabajar con Pedro Almodóvar, Guillermo del Toro o Alfonso Cuarón en su visita a Valencia para los premios de la industria española

La actriz australiana Cate Blanchett, este sábado en el Palau de les Arts de Valencia.Foto: Mònica Torres | Vídeo: EPV

Ha ganado dos Oscar, tres Globos de Oro, tres BAFTA... Los principales premios del mundo del cine. Pero si Cate Blanchett tiene que elegir uno se queda con el último, el Goya Internacional que recibirá esta noche en la gala de la 36ª edición de los premios del cine español que se celebra en el Palau de les Arts de Valencia. “Es mi favorito, por supuesto”, ha dicho sonriendo la actriz australiana, que ha mostrado su dominio escénico respondiendo con humor e inteligencia a las preguntas de los medios de comunicación.

Alta, elegante, cómodamente calzada con deportivas blancas y vestida con un traje de pantalón y chaqueta de tonos claros, pero no tanto como su piel, la actriz australiana de 52 años ha reconocido que tiene una trayectoria consolidada, pero “sigue buscando nuevos derroteros creativos”, aunque en el camino haya “desviaciones aleatorias”. “Si uno decide poner el aplauso como el tope de la experiencia e ignorar el trabajo se equivoca. Poner el aplauso por delante de la creación es muy peligroso”, ha afirmado la estrella de Hollywood sin aspavientos de diva.

Esos derroteros creativos le han llevado a protagonizar la última película de Guillermo de Toro (El callejón de las almas perdidas), a embarcase en una película con el también director mexicano Alfonso Cuarón y a trabajar próximamente en la adaptación de Manual para las mujeres de la limpieza, el libro de relatos de Lucia Berlin, con guion y dirección del español Pedro Almodóvar, con el que llevaba años hablando de proyectos conjuntos. “El cine español ha sido una influencia fundamental, no solo Almodóvar o Amenábar. El cine en español siempre me ha parecido un elemento clave” para el futuro, ha asegurado.

También ha elogiado al director de cine Todd Haynes, por su forma de ayudarla a meterse en personajes tan dispares como Bob Dylan o Carol, inspirado en la escritora Patricia Highsmith. El único momento en que se ha mostrado escueta y un poco cortante se ha producido cuando ha sido preguntada por Woody Allen, que la dirigió en Blue Jasmine, que le valió el Óscar como actriz principal (el otro fue por El aviador, por su papel secundario). Ha torcido ligeramente el gesto y se ha limitado a constatar que había trabajado con el director neoyorquino, en el ojo de la polémica desde las acusaciones de abuso sexual vertidas por una de sus hijas, si bien nunca ha sido condenado.

Cate Blanchett y Mariano Barroso, presidente de la Academia española de cine, este sábado en Valencia.
Cate Blanchett y Mariano Barroso, presidente de la Academia española de cine, este sábado en Valencia. Mònica Torres

En seguida ha recuperado la sonrisa y las respuestas más prolijas, destacando la curiosidad que no deja de despertarle el hecho de que su cine pueda llegar “a un público y a una cultura” tan diferente a la suya, como es la española. Ha defendido el papel de la Academia de Cine, como la española, si son “relevantes cuando deciden ser organismos del cambio”, como la inclusión de movimientos sociales como Black Lives Matter o el Me Too. Blanchett ha entrado a la llamada sala de los toros del Palau de les Arts, diseñada por Santiago Calatrava, acompañada por el presidente de la Academia española de Cine, Mariano Barroso.

“Aún tengo esperanza de que salgamos a la calle y tengamos muchas ganas de reunirnos en los espacios oscuros de las salas de cine, compartiendo experiencias, en una sala de concierto o en un teatro. Pero no soy tan ingenua. Soy consciente de lo que ha pasado en este periodo [de la pandemia]. Hay que reconocer que las plataformas han dado una serie de posibilidades y eso es positivo”, ha manifestado. Una película debe verse en la pantalla para la que ha sido concebida y lo importante es que los proyectos se nutran de “grandes ideas”, ha sostenido. “Da igual el tamaño de la pantalla si las ideas son grandes. Pero dicho esto, no podemos ser esclavos de un modelo único en el que se pierde la historia”, ha agregado la actriz, que esta noche será una de las principales protagonistas de la alfombra roja y de la gala de los Goya al inaugurar un nuevo galardón.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Ferran Bono
Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_