Los NFT toman el Nasdaq en Nueva York

El artista hispano venezolano Pedro Sandoval muestra sus obras de arte digitales en las pantallas de la sede de la Bolsa en Times Square

Uno de los NFT del artista Pedro Sandoval en las pantallas del edificio Nasdaq, en Nueva York, en una imagen cedida por el artista.Vídeo: Pedro Sandoval

La invasión de los NFT (Non Fungible Token, objetos únicos no fungibles) ha llegado a la calle. La pantalla gigante del edificio Nasdaq de Nueva York, que alberga la Bolsa, exhibe las obras digitales del artista hispano venezolano Pedro Sandoval (Ciudad Bolívar, 57 años), que lleva 22 años viviendo en España. Y no se trata, como nada de lo que se mueve en el metaverso, de una exposición al uso. Promocionada por la plataforma WISe.art, la muestra puede verse en las pantallas de la torre del emblemático edificio, ubicado en Times Square, este lunes y mañana martes.

En un vídeo que se emite de manera intermitente durante 30 segundos cada hora, se repasa parte de la colección de NFT de Sandoval con algunos de los personajes que ha creado y que lo sitúan como uno de los referentes del nuevo mercado del arte digital, como sus Giocondas, Mister Bitcoin o Faty Bon Bun. Los NFT de Sandoval, que ha pasado del pincel a la tableta, no se quedan únicamente en la pantalla; sus obras no son estáticas, poseen movimiento y se acompañan de música, se pueden pasar al formato analógico e, incluso, algunos de esos personajes son modelados como esculturas.

Así para construir su Monna Lisa, una de sus musas, a la que ha resucitado virtualmente en homenajes a Carolina Herrera o Andy Warhol, entre otros, visionó cerca de 3.000 fotografías de su piel, huesos y color del pelo, procedentes de los escáneres del Museo del Louvre. Con esa base ubica pieza a pieza los diferentes elementos hasta lograr que se uniformen. Una vez creado el personaje central, genera la historia a su alrededor, con música creada por él mismo. “Leonardo cambió la estética del arte, dando entrada a la perspectiva, por eso elegí su obra. Icónica y hierática, tal como la dibujó su creador, mi Gioconda emerge como una figura estática alrededor de la que se mueven los objetos. Ahora, en mis NFT estos personajes viajarán al ciberespacio”, cuenta desde su estudio en la colonia madrileña de Fuente del Berro.

El artista Pedro Sandoval, autorretrado en un NFT en el edificio Nasdaq, en una imagen cedida por el artista.
El artista Pedro Sandoval, autorretrado en un NFT en el edificio Nasdaq, en una imagen cedida por el artista.

La muestra supone también el estreno oficial de la plataforma WISe.art, que, mediante la tecnología blockchain (que permite llevar un registro seguro de operaciones digitales sin intermediación de terceros), garantiza versiones autentificadas y firmadas de estos activos, además de gestionar su venta. La empresa forma parte del grupo suizo Wisekey, dedicado a la ciberseguridad y dirigido por el español Carlos Moreira. Otro español, Carlos Moreno, responsable de negocios de la criptoplataforma, aclara que la nueva división se beneficia de todos los códigos de seguridad de la empresa madre. “No somos expertos en arte, nuestra tarea consiste en acreditar que las certificaciones son auténticas”. Además de criptomonedas admiten tarjetas de crédito y los compradores son identificados en un proceso similar al de un banco para evitar el blanqueo de moneda. 15 minutos de exposición en la torre Nasdaq les supone desembolsar cientos de miles de dólares: “No resulta barato, pero la repercusión compensa”, aclara Moreno desde Ginebra.

En ese pase en la torre Nasdaq, entre las obras de la colección personal de artistas internaciones como la japonesa Yayoi Kusana, se mezclan algunas de las esculturas digitales de Sandoval, como Mister Bitcoin, un homenaje a la moneda en la que se realizan transacciones, realizado en bronce y oro, y una Monna Lisa de plexiglás y oro. Estas dos últimas serán subastadas en breve y el precio de salida no baja de ocho cifras. Cifras y ventas astronómicas, como todo lo que rodea esta revolución tecnológica que transforma el mundo del arte, en medio de las críticas de algunos expertos que hablan de especulación. Entre sus clientes potenciales se cuentan los denominados criptofans, personas que vienen del ámbito de las tecnologías y que han invertido en criptomonedas.

Sandoval ha pasado a lo largo de su carrera por diferentes fases. Pinta desde que era un crío y tras ser promocionado por Sofía Ímber, fundadora del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, estudió en Nueva York y Ginebra. Sus primeros trabajos se enmarcaron en el arte figurativo, pero tras ser secuestrado en su país y permanecer 90 días oculto en la selva, dio un giro radical a su trabajo y se pasó al arte abstracto. “Me costó retomar mi trabajo. La experiencia fue tan dura que necesité evadirme de la realidad por un tiempo”. De la abstracción pasó al vídeo. Algunos de sus Short Video Art, en los que recrea la vida de artistas como Van Gogh o Magritte, han sido adquiridos por museos como la Tate Gallery y el Louvre, para ser exhibidos en pantallas gigantes. Ahora pertenece a la nueva generación de creadores de NFT. Lo suyo, dice, es el metaverso. Y, precisamente para ese paraíso digital, prepara una colección de relojes digitales.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS