La fiscalía no descarta presentar cargos contra Alec Baldwin por el accidente mortal del rodaje de ‘Rust’

La policía está analizando la bala que mató a Halyna Hutchins y centra sus pesquisas en el actor, el asistente de dirección y la encargada de utilería. La investigación detecta fallos en las medidas de seguridad de la producción

La policía vigila el rancho Bonanza Creek, locación del rodaje de 'Rust', donde Baldwin mató accidentalmente a la directora de fotografía. AP (AP)

La policía ha recuperado el proyectil que mató a Halyna Hutchins en el rodaje de Rust. La bala que disparó el actor Alec Baldwin mientras ensayaba una escena del wéstern es fundamental para la investigación del caso que ha sacudido la industria de Hollywood. Los médicos lograron extraerla del hombro del director de la cinta, Joel Souza, adonde fue a parar después de impactar en Hutchins, directora de fotografía de la producción, según ha revelado este miércoles en una conferencia de prensa Adan Mendoza, el sheriff de la ciudad de Santa Fe, capital de Nuevo México, acompañado de la fiscal de distrito, Mary Carmack-Altwies. De momento, Mendoza solo ha confirmado que la bala, “de plomo”, se está analizando.

Las pesquisas se centran por el momento en tres personas: Baldwin, que fue quien disparó el revolver, que también está en manos de las autoridades; el primer asistente de dirección, Dave Halls, que le entregó el arma, y la encargada de la armería, Hannah Gutierrez-Read. “Habrá nuevas preguntas para quienes manejaron la pistola cuando estaba cargada. Cómo pasó y si sabían que había una bala de verdad”, añadió Mendoza. La armera dijo a la detective Alexandria Hancock en uno de los primeros interrogatorios que no había “munición de verdad” en el set de Rust, de acuerdo a un reporte judicial filtrado este miércoles.

El sheriff ha informado de que la policía se ha incautado de 600 objetos en el rancho Bonanza Creek, ubicado al suroeste de Santa Fe, donde la película se rodaba desde el pasado 6 de octubre. Entre ellos se encuentran las tres armas que se usaron en el ensayo que resultó mortal. Según Mendoza, Baldwin tenía en sus manos un revólver F. LLI Pietta tipo Colt de cañón largo. La otra pistola tenía modificaciones en el tambor que, al parecer, hacían que “no funcionara”. La tercera era de plástico y tampoco disparaba. La policía también tiene en su poder 500 proyectiles, entre balas de fogueo, falsas y otras que podrían ser reales, que fueron recogidos del rodaje en dos cajas, además de piezas sueltas. Este material ha sido entregado al FBI (policía federal) para que su laboratorio de Quantico determine cuántas balas de verdad había.

En la primera conferencia de prensa que concede la policía desde que se registró el fatídico accidente el jueves pasado, el sheriff ha informado de que el incidente no quedó captado por las cámaras, pero según el relato de los testigos se sabe que Baldwin ensayaba cómo desenfundar el arma mientras los técnicos movían una de las cámaras para apartarla de una sombra en una escena afuera de una iglesia. A pesar de ser una producción de casi 100 personas, en el momento del disparo solo había 16 presentes. En el lugar fue recuperado el casquillo del proyectil que mató a Hutchins. “Seguiremos analizando las pruebas”, se ha limitado a afirmar Mendoza, quien no ha aportado datos de cómo llegó al sitio el proyectil. “No especularé sobre cómo llegaron al set. Eso será determinado cuando lo diga el laboratorio”, ha señalado.

La fiscal de distrito Mary Carmack-Altwies durantela conferencia de prensa.
La fiscal de distrito Mary Carmack-Altwies durantela conferencia de prensa.ADRIA MALCOLM (Reuters)

La fiscal Mary Carmack-Altwies ha mostrado una extrema prudencia ante los periodistas. “No podemos hablar ahora de negligencia de ninguna de las partes. No por el momento”, dijo la encargada de la acusación ante las preguntas sobre si se presentarán cargos criminales en contra de Baldwin o los dos miembros de la producción que estaban encargados de revisar el arma antes de que esta fuera entregada al protagonista. “Todas las opciones están sobre la mesa”, ha dicho, antes de pedir tiempo para que llegue a su fin “una investigación crítica y muy seria”.

“La industria cinematográfica tiene un largo historial que demuestra que es seguro el manejo de armas de fuego en los rodajes, pero obviamente hubo algunas complacencias en este set”, apuntó Mendoza. El más señalado por las investigaciones es Halls, el asistente de dirección de Souza. Este fin de semana, la prensa estadounidense informó de que fue despedido en 2019 de la producción Freedom’s Path, que se filmaba en Arkansas, después de que un arma se disparara por accidente y ocasionara lesiones leves a un miembro del departamento de sonido. Halls fue expulsado del rodaje, según confirmó el productor de Freedom’s Path a la revista Deadline.

El rodaje de Rust había registrado otros accidentes relacionados con armas días antes del fatal incidente. Miembros de la producción se habían quejado de detonaciones de armas de fuego. “Hemos tenido tres descargas accidentales. Esto es muy inseguro”, alertó un integrante de la producción a uno de los productores en un mensaje de texto. La encargada de la armería, Hannah Gutierrez-Read, también ha sido puesta bajo sospecha por sus propios colegas por su falta de experiencia. Con solo 24 años, esta era una de las primeras cintas en las que trabajaba. Estaba encargada, como dicta la industria, del manejo y revisión de las armas. Lo hacía para un wéstern de época donde las pistolas son parte fundamental del atrezo.

Halls ha explicado a los detectives del caso que Gutierrez-Read generalmente abre la recámara de las armas y le da vuelta al tambor de las armas. Si la pistola tiene rondas de fogueo dice “arma fría” al equipo técnico presente. El jueves, el día del accidente, el asistente de dirección ha admitido que vio solo tres rondas cargadas y no recuerda si la armera giró el tambor. “Informó que debió haber revisado todas las rondas pero no lo hizo y no puede recordar si [Gutierrez-Reed] lo hizo”, escribió la detective Hancock en su informe, que ha sido utilizado en una de las órdenes de búsqueda del rancho.

En la rueda de prensa, Mendoza también fue interrogado sobre la veracidad de una información publicada en la prensa local en estos últimos días que afirmaba que pocos días antes del accidente los miembros del equipo técnico de la película habían usado las armas de utilería y balas reales para jugar a disparar contra latas de cerveza vacías cerca de la localización del rodaje. El policía aseguró que también se estaba investigando ese asunto, sin confirmar si era cierto o no.

Sobre la firma

Luis Pablo Beauregard

Es uno de los corresponsales de EL PAÍS en EE UU, donde cubre migración, cambio climático, cultura y política. Antes se desempeñó como redactor jefe del diario en la redacción de Ciudad de México, de donde es originario. Estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana y el Máster de Periodismo de EL PAÍS. Vive en Los Ángeles, California.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS