Zetak, música electrónica en ebullición (y en euskera)

Pello Reparaz, exintegrante del grupo Vendetta, es el cantante de la banda navarra Zetak, reciente premio MIN 2021 a Mejor Álbum en euskera

El músico navarro y cantante de Zetak, Pello Reparaz, en una imagen reciente.
El músico navarro y cantante de Zetak, Pello Reparaz, en una imagen reciente.@ibilife

Cuando el mundo entero se encerró en casa en marzo de 2020, Pello Reparaz (Arbizu, 1990) acababa de dar un salto mortal con tirabuzón para caer de pie con su proyecto de música electrónica Zetak, galardonado recientemente con un premio de la música independiente (los MIN) a Mejor Álbum en euskera por su segundo disco. El navarro se impulsaba desde una altura considerable, la de la conocida banda de ska Vendetta, de la que fue cantante y uno de los fundadores con tan solo 17 años, y con la que llegó a ganarse la vida hasta su separación en 2018.

Antes de la disolución de Vendetta y después de instalarse en Londres en 2017 para cursar un máster en composición, Reparaz decidió enfrentarse a su destino en la música, bastante apartado de lo que había hecho hasta entonces: “A mí me encantaba lo que hacíamos con Vendetta, pero me sentía un poco limitado. Con el tiempo vi que era el momento de empezar un papel en blanco”, explica en la cafetería de La Central de Callao, en Madrid, el día de antes de un recital de Zetak en la Sala 0 el pasado mayo. En esa hoja vacía acabó componiendo las canciones del grupo de música electrónica, del que el navarro es la cara visible y que, con dos años de vida, tiene ya dos discos en el mercado.

Cuando comenzó “la movida”, como se refiere Reparaz a la pandemia de la covid varias veces durante la entrevista, a Zetak les había dado tiempo a publicar su primer trabajo homónimo (2019, Panda Artist) y a presentarlo exactamente en seis conciertos. La idea no era atreverse con un segundo álbum, no tan pronto, pero la necesidad de canalizar la energía que se desbordaba durante un confinamiento que les había pillado empezando dio lugar a un segundo trabajo conceptual, Zeinen ederra izango den (Oso Polita), que acabó por lanzarse en octubre de 2020 y que llegó como una explosión luminosa, casi rara para un mundo que mantenía la respiración.

En un inteligente ejercicio de reajuste, Reparaz y su banda (Gorka Pastor en los sintetizadores y Leire Colomo e Iban Larreburu a la percusión) han logrado sacar algo positivo de la pandemia: “Ha traído cosas negativas, pero en lo profesional ya se me están olvidando. Hemos podido posicionar Zetak en un lugar en el que quizás a estas alturas no estaríamos gracias a Zeinen ederra izango den y a cómo ha sabido transformarse el proyecto en función de lo que está sucediendo”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Con los ojos y la mente siempre alerta, le gusta decir que viene de “un pequeño pueblo del norte de Navarra de 1.000 habitantes” (Arbizu tiene en realidad 1.109). Si tuvo que irse hasta Londres para tomar perspectiva y entender lo que buscaba, su casa y su gente son el timón desde el que pilota ahora la nave de Zetak. Se marchó lejos para sentirse cerca, para darse cuenta de que para un chaval que vive en euskera lo natural es expresarse también artísticamente en su idioma.

Actualmente el grupo disfruta de la intensidad de una aventura recién estrenada, que por fin puede medirse con el público en los directos. “Ahora ya es fácil decir que ha sido una maravillosa decisión, porque estoy encantado”, recapacita el cantante al recordar que se jugó todo a una carta con Zetak. Con siete nominaciones en los Premios MIN 2021 y uno de los galardones conseguido por Zeinen ederra izango den, reconoce estar tan inmerso en el proyecto que no saca tiempo para recrearse con las buenas noticias: “El único momento en el que se me olvida todo en lo que estamos y disfruto absolutamente es en los conciertos. Por suerte está ese oasis en el que me libero totalmente”.

Concebido como un proyecto artístico multidisciplinar, la experimentación está en el ADN de Zetak, que prepara junto a la compañía Sherpa AI, con sede en Bilbao, una canción que tendrá su origen en un algoritmo de inteligencia artificial: “Yo crearé un montón de pistas y la combinación de estas pistas y diferentes efectos hará que cada uno de los usuarios escuche una canción distinta”, cuenta Reparaz.

El de Arbizu llegó a la música a los ocho años tocando el trombón y los sueños que tenía entonces han cambiado un poco, como él mismo resume: “Cuando llegas a tu meta te das cuenta de que en realidad era otra. Me parece algo positivo, todo cambia y eso es positivo”.

QUÉ ESCUCHA PELLO REPARAZ

La selección musical del navarro es, en sus palabras, "un pupurrí que flipas" en su perfil de Spotify. Escucha Modeselektor, también el último disco de ZOO, y lleva un tiempo poniéndose en bucle el primer álbum de Basement Jaxx, 'Remedy', del año 99.

Sobre la firma

Nerea Basterra González

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo Cultural por la CEU San Pablo, es parte del equipo de edición SEO de EL PAÍS y Cinco Días desde 2018. Como redactora, escribe fundamentalmente en Cultura y sobre música.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS