REAPERTURA DE LAS VENTAS
Crónica
Texto informativo con interpretación

Victorinos veteranos y con malas ideas

Escribano y Sergio Serrano pasearon una oreja cada uno tras una encomiable disposición ante los seis toros veteranos de la ganadería en la reapertura de La Ventas

El diestro Manuel Escribano, durante la corrida extraordinaria con toros de Victorino Martín para los diestros Sergio Serrano y Fortes, en la Plaza de Toros de Las Ventas.
El diestro Manuel Escribano, durante la corrida extraordinaria con toros de Victorino Martín para los diestros Sergio Serrano y Fortes, en la Plaza de Toros de Las Ventas.J.J. Guillén (EFE)

Victorino Martín se quitó un marrón de encima y lo echó, sin querer, claro, sobre las espaldas de la afición. El ganadero despidió en su casa con alegría y honores a seis toros veteranos, que en noviembre hubieran cumplido los seis años, hartos de comer y de horadar la cartera del negocio, sin esperar que el regocijo sería efímero, porque los seis ejemplares, a punto de la jubilación, escribieron una página negra en el historial del afamado hierro.

Más información
Las Ventas solo ofertará 6.500 entradas para las dos primeras corridas a pesar del aumento del aforo al 50%
El Juli impone su ley y corta la única oreja

Guapos de cara, astifinos todos, escasos de fortaleza física, mansos, con la codicia perdida, malas ideas en las entrañas, amuermados unos, violentos otros, sin clase, con asperezas varias, no fueron toros para la lidia de hoy ni de antaño.

El primero, por ejemplo, de nombre Gallareto, no hizo honor al lugar que le había reservado la historia: ser el primer toro que pisara el ruedo tras la larga sequía de la pandemia. Salió a paso quedo, vio a Escribano, que lo esperaba de rodillas en los medios, y se acercó al torero como quien va hacia la barra libre con dos copas de más. Amodorrado salió y así se mantuvo durante toda la lidia, inválido, además, apagado, sin calidad, para decepción general.

Ese fue Gallareto, y así, chispa más o menos, le siguieron sus hermanos, tan mayores como él, con mucho pienso en sus carnes y escasa bravura en sus entrañas. Solo el cuarto galopó en banderillas e hizo creer que guardaba unas esencias de las que carecía. Fue el menos malo del encierro, y permitió a Escribano lucirse en varios pasajes con ambas manos, en los que destacó más su valiente actitud que la calidad de su oponente.

A sus dos toros los recibió de rodillas en los medios y se jugó el tipo de verdad; sobre todo, ante el cuarto, que a punto estuvo de afeitarle la barba al ejecutar una larga cambiada.

A los dos los banderilleó con soltura y facilidad; nada pudo hacer ante el apagado primero, y al cuarto le robó varios naturales hondos y un par de derechazos limpios a base de exponer ante un animal dificultoso que embestía con la cara alta.

Muy meritoria fue también la actuación del albaceteño Sergio Serrano, valentísimo toda la tarde, comprometido, batallador y con una actitud encomiable ante el manso y violento segundo. Aprovechó con inteligencia y templanza, la nobleza del soso quinto, dibujó naturales de categoría y lo mató con eficacia y prontitud, de modo que paseó un apéndice.

Otro toro con muy poca entrega fue el tercero, ante el que Fortes se colocó muy bien, sorteó con eficacia los tornillazos y salió sin un rasguño del duro envite. Tampoco le ofreció posibilidades el sexto, muy descastado, que no tenía un pase. Mala suerte la del malagueño.

(Por cierto, el público de Madrid, festivo, jaranero y facilón, muy facilón…).

Martín/Escribano, Serrano, Fortes

Toros de Victorino Martín, bien presentados, serios, astifinos, mansos, descastados y con mala clase; noble y soso el quinto.

Manuel Escribano: estocada fulminante (ovación); estocada caída _aviso_ (oreja).

Sergio Serrano: pinchazo y estocada baja _aviso_ (ovación); estocada contraria (oreja).

Fortes: pinchazo y estocada caída _aviso_ un descabello y el toro se echa (silencio); cuatro pinchazos, una estocada y un descabello (silencio).

Plaza de Las Ventas. 26 de junio. Corrida inaugural de la temporada. Lleno aparente, aunque no se colgó el cartel de ‘no hay billetes’ sobre un aforo de 6.800 espectadores. Asistió la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que fue acogida con una ovación y recibió los brindis de Escribano y Fortes.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS