DÍA DAS LETRAS GALEGAS

La poesía incómoda y renovadora de Xela Arias regresa del olvido

Galicia recupera en el Día das Letras Galegas la obra comprometida y transgresora de una renovadora de la literatura de los ochenta

Xela Arias, a quien se dedica el Día das Letras Galegas 2021.
Xela Arias, a quien se dedica el Día das Letras Galegas 2021.REAL ACADEMIA GALEGA / Europa Press

Feminista. Nacionalista. Rompedora. Galicia se entrega para conmemorar a sus letras a una poeta contemporánea tan contundente como aparentemente frágil. Una escritora tan rotunda en sus reivindicaciones como silenciada durante años: una voz “singular, transgresora y comprometida”, en palabras de la Real Academia Galega que la ha elegido para dedicarle este año el Día das Letras Galegas, que se celebra hoy y que conmemora la publicación en 1863 de la primera edición de Cantares gallegos, el poemario de Rosalía de Castro convertido en el gran símbolo del Rexurdimento gallego. Una mujer de la generación que renovó en la década de los 80 la poesía gallega y que fue pionera en la traducción de clásicos. Xela Arias, nacida en Lugo en 1962 aunque pasó casi toda su vida en Vigo hasta su repentina muerte en 2003, sigue vigente. Y se pone de moda.

Más información

“Querían beatificarla, como quisieron hacer con Rosalía de Castro, por eso el patriarcado la llamaba Xeliña, pero ella se revolvió y el feminismo gallego se levantó”, afirma la escritora Eli Ríos, miembro de la plataforma de crítica literaria feminista gallega A Sega. “Ella fue muy incómoda, puso sobre la mesa los problemas reales, se cargó la poesía del momento que insistía en la métrica y la han tenido silenciada, oculta, hasta ahora”.

Ríos, que además es profesora en un instituto en Baiona (Pontevedra), está impresionada por la reacción de los alumnos que empiezan a descubrir ahora los textos de Arias. “Viven la poesía de Xela, les engancha”, cuenta entusiasmada. Pero aún está más impresionada porque los libros de Arias hayan llegado a las bibliotecas de los centros de enseñanza, a los patios y a las mochilas. “Durante años no se podía encontrar ni uno”.

La consagración del Día das Letras ha barrido el olvido. Las editoriales han vuelto a imprimir las obras de la autora. Lo corrobora la poeta Dores Tembrás. “Va a haber mucha gente que descubrirá a Xela Arias ahora. Xerais ya publicó su Poesía reunida (1982-2004) y marcó su reconocimiento. Ahora vemos a los chavales entrar en contacto con su obra con facilidad, la que ella siempre tuvo para conectar con la gente joven”. Tembrás, fundadora junto a la poeta Antía Otero de la editorial Apiario, destaca el “feminismo no explícito, de rebeldía y cuestionamiento permanente que es Darío a diario [poemario dedicado a su hijo editado en 1996] en donde la maternidad se muestra como una actitud vital y no hay muchos referentes que tratasen la maternidad en aquel momento. Abre un camino muy interesante, que entronca con las posiciones de las feministas norteamericanas de los años 70 y 80″.

Xela Arias, en primer plano, la editorial Xeráis en los años 90.
Xela Arias, en primer plano, la editorial Xeráis en los años 90.EDICIÓNS XERÁIS / Europa Press

A Darío a diario vuelve también constantemente el hijo de la poeta, Darío Gil Arias. La perdió muy pequeño, con apenas nueve años, y reconoce que sumergirse en este libro es una forma de tenerla todavía. “Naturalmente, es la obra de mi madre que más me emociona y cada vez que regreso a ella saco alguna vivencia más, no solo relacionada con la faceta de la maternidad, sino alguna lección de vida que no ha podido darme de otra forma”, explica. Darío Gil ensalza además el feminismo comprometido que, como el nacionalismo, su madre reivindicaba sin tapujos “como lucha contra el sometimiento”.

Arias publicó su primer libro, Denuncia do equilibrio, en 1986. Pero sería en 1990 con su obra Tigres coma cabalos (Tigres como caballos), que tenía como uno de sus referentes al Lou Reed de Magic and Loss, con la que alcanzaría el reconocimiento. El libro, una especie de diálogo entre sus poemas y las fotografías de Xulio Gil, su marido durante 10 años, que mostraban a la autora desnuda, conmocionó, con su rabiosa contemporaneidad, a la comunidad literaria del momento.

“Muchos se quedaron entonces solo con el mensaje de su desnudo. Recuerdo una crónica, cuando murió, en la que la despreciaban llamándola ‘poetisa de la desnudez`. No podían desvalorizarla más”, rememora Eli Ríos. Frente a ello, contrapone “la fuerza y la modernidad” de ese poemario transgresor.

Xulio Gil acaba de asistir en el Museo del Mar de Vigo a la inauguración de la exposición que recopila sus fotografías en gran formato acompañadas por los textos de Arias. Parece impresionado. “Ella estaría muy orgullosa, como lo estoy yo, al comprobar que esa obra está absolutamente vigente”. Reconoce que Arias abrió las puertas a muchas mujeres de su generación, un selecto club de poetas gallegas que no paran de cosechar premios nacionales e internacionales . “Marcó el camino, queriendo o sin querer, pero lo hizo con naturalidad, simplemente caminando. Ella era una persona discreta y muy tenaz, siempre cumpliendo sus compromisos y nunca regateando esfuerzo y tiempo”.

Discreta pero arriesgada. Comprometida con su trabajo y sus ideales. Como ha dicho el director de la editoria Xerais, Manuel Bragado, en Darío a diario “Xela se muestra más desnuda que cuando se fotografió desnuda para Tigres coma cabalos”. Y ahora está de vuelta, de nuevo a cuerpo descubierto, exponiendo su tremenda actualidad.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50