Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Friends’: demasiado grande para no volver

La serie había vuelto a mover millones en las plataformas, donde gozaba de una segunda vida

El anuncio de que Friends regresaba -en cierta manera y en forma de una entrevista larga- fue la gran noticia del viernes. El reparto se juntaría por primera vez desde el final de la serie, en 2004, en el plató donde rodó la sitcom más exitosa de la historia reciente y hablaría de sus recuerdos de aquellos diez años de rodaje. Pero, en realidad, Friends nunca se fue. Desde que acabó, hace 16 años, ha estado siempre entre los títulos más vistos de las plataformas que la ha ido ofreciendo en streaming, ha habido siempre una pregunta en prácticamente todas las entrevistas a los actores sobre si volverían a interpretar a los personajes y ha habido un flujo constante de libros repasando la historia y el legado de la serie.

La semana pasada salió un dato que revela la salud de hierro del gigante televisivo: en Estados Unidos se había retirado a finales de año de todas las plataformas de streaming, su nuevo hábitat natural, como parte de la estrategia de la dueña de sus derechos, Time Warner, de tenerla en exclusiva en su nueva plataforma, HBO Max. Pues bien, en estos meses en los que la serie no ha estado disponible, las ventas en DVD y Blu-Ray se han triplicado, según informa Warner Media (que no da más datos).

Friends resulta tan rentable a sus 26 años de edad que en 2018 Netflix se vio obligaba a renovar, desesperadamente, el contrato que le había permitido tenerla en su catálogo estadounidense. Hasta entonces, había pagado 30 millones de dólares por tres años. Tenerla un año más le costó 100 millones de dólares. Por ponerlo en perspectiva, la segunda temporada de Stranger Things costó a la plataforma unos 56 millones de dólares. Los últimos seis episodios de Juego de Tronos, tras aumentar el presupuesto temporada tras temporada, alcanzaron los 90 millones para HBO, según las estimaciones de Variety. Es posible que este contrato fuera el germen de la reunión que se anunció el viernes: el fenómeno de la sitcom simplemente se había vuelto gigantesco para el streaming. En España, por cierto, donde los acuerdos son diferentes y no hay previsión de que venga HBO Max, Friends está disponible en las grandes plataformas.

“Ha sido la franquicia del catálogo de televisión más vendida a comienzos de 2020”, le decía la vicepresidenta de marketing de televisión de Warner, Rosemary Markson, a Variety. “Sé que muchos fans estuvieron molestos cuando salió de Netflix, así que queremos asegurarnos de haceros saber dónde encontrar Friends”, continuó. “Estamos buscando un plan de marketing y publicidad de base amplia para correr la voz y continuar impulsando las ventas en toda la franquicia”.

No es que los precios de los DVDs hayan bajado con su desuso. En Estados Unidos, las diez temporadas en Blu-Ray cuestan 94,93 dólares, mientras que la versión en DVD es de 54,55 dólares. En iTunes, la tienda de Apple, la colección completa asciende a 139,99 dólares. Pero su éxito también encierra una lección: a medida que aumentan los servicios en streaming y las series van bailando de una plataforma a otra, los consumidores parecen preguntarse cuántas plataformas tendrán que pagar para disfrutar de aquellos títulos que les gustan, a ellos y a una multitud de seguidores nostálgicos.

Capitalizar estas cifras con algo tan inofensivo como una entrevista era, más que cuestión de tiempo, cuestión de lógica.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información