Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Molina Foix encierra su vida en cuatro sobres

El escritor deposita su legado en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes

Vicente Molina Foix, ayer ante la caja del Instituto Cervantes.
Vicente Molina Foix, ayer ante la caja del Instituto Cervantes.

Un legado es toda una responsabilidad. Así que, al principio, Vicente Molina Foix (Elche, 73 años) dudó. “Pensé en algo, que luego me pareció egoísta”, relató ayer por la tarde en la Caja de las Letras de la sede madrileña del Instituto Cervantes. Hace ya tiempo que grandes autores en español depositan y encierran aquí sus recuerdos, sus obras, sus deseos, sus ideas o lo que les plazca, para que se vuelvan a descubrir dentro de unos cuantos años. La caja de Molina Foix, la número 1.193, se abrirá de nuevo el 23 de enero de 2032. Y allí no se encontrará su diario, la opción inicial que finalmente el autor descartó.Probablemente, tampoco hubiera cabido: “Llevo 28 años escribiéndolo, va por su 33º cuaderno y ya tengo listo el 34º”.

El escritor, columnista de EL PAÍS, calcula que suma unas 12.000 páginas y precisamente por eso terminó cambiando de idea: liberar las estanterías de su casa de tan colosal obra para trasladarla al Cervantes no se le antojaba oportuno. El diario quedará, algún día, “para condena o alivio de los lectores”, dijo. Sin embargo, finalmente, al menos en cuanto al tamaño de su legado, acudió al otro extremo: donó solo cuatro sobres.Ahí dentro, no obstante, también se halla una vida. La de “un referente de la cultura española”, como señaló Luis García Montero, director del Instituto Cervantes. Aunque tal vez el mejor resumen fuera la mesa que aguardaba en uno de los pasillos y ofrecía varios libros de Molina Foix. O, dicho de otra forma, novela, poesía, teatro y cine. Porque el autor de La quincena soviética y El abrecartas ha pisado a lo largo de décadas casi todos los terrenos artísticos. Ha narrado, compuesto, filosofado, dirigido dos filmes y realizado tres libretos de ópera. Hasta apareció como actor en El pecador impecable, de Augusto Martínez Torres, presente ayer en el acto.

Homenaje

Como indicio ulterior de la amplitud de su pensamiento, tras la entrega en la Caja de las Letras, el escritor fue homenajeado en una mesa redonda organizada por la presentación en España del libro Vicente Molina Foix: el creyente de todas las religiones, publicado por la Universidad Lyon 2, en la que participaron los dos profesores responsables de la publicación, Philippe Merlo-Morat y Marion Le Corre-Carrasco, la directora del Cervantes de la ciudad francesa, Juana Gil, y el novelista Luisgé Martín, entre otros. “Cada uno de sus libros es una obra importante, de peso. Es el autor español vivo del que considero que he leído más obras maestras”, afirmó este último.Antes, Molina Foix había explicado por qué escogió los cuatro sobres: “Reúnen momentos significativos de mi vida”. En uno encerró memorias de las ciudades que han marcado su existencia: su Elche natal; Madrid, donde estudió y reside; París y Londres, donde se graduó en Historia del Arte.

El legado incluye también una foto que él mismo sacó en 1965, durante un homenaje a Antonio Machado, en Baeza (Jaén), en el que acabó interviniendo la policía. “Fue el arranque de mi conciencia política de izquierdas”, relató. No faltan tampoco en la caja una referencia a su experiencia como actor y varios “mensajes hacia el futuro”. Para leerlos, solo quedan 12 años. Él, entonces, tendrá 85. A saber cuántas páginas llevará su diario.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información