JOHN LE CARRÉ

El mundo dice adiós a John le Carré

La influencia del maestro de la novela de espionaje se hace sentir en quienes le conocieron en persona o a través de sus palabras

El escritor y novelista espía inglés John Le Carré fotografiado en Inglaterra en marzo de 1965.
El escritor y novelista espía inglés John Le Carré fotografiado en Inglaterra en marzo de 1965.Terry Fincher / GETTY IMAGES

David Cornwell publicó su primera novela en 1961 bajo el nombre de John le Carré, ya que su trabajo para la inteligencia británica le obligaba a usar un seudónimo. Nunca dejó de escribir hasta el final y siempre logró reflejar las ambigüedades morales de la guerra fría a la guerra contra el terrorismo sin perder su destreza. Muchas de las personas que tuvieron relación con el autor de El espía que salió del frío, ya sea en persona o a través de sus palabras, han tomado un momento para expresar su respeto y admiración.

El actor Gary Oldman, quien interpretó a George Smiley en la versión cinematográfica de 2011 de El topo escribió en una declaración recogida por el sitio web Deadline que “encarnar a George Smiley permanece cómo uno de los momentos cumbres de mi carrera”. El cínico y perpetuamente cansado Smiley, cuyos problemas maritales y su amor por la literatura alemana trazan un perfil opuesto al James Bond de Ian Fleming, es la creación más memorable de Le Carré y sirve como eje a gran parte del universo de sus novelas de espías.

Florence Pugh, quien protagonizó en 2018 la adaptación para televisión de La chica del tambor recordó en Instagram cómo pasó horas oyendo hasta la madrugada las anécdotas de una vida tan “increíble y emocionante”: “David, te oiré en tu escritura, beberé en tu honor con un martini y agradeceré a las estrellas que nuestros caminos se cruzaron”. Por su parte, Hugh Laurie, quien compartió la pantalla con Tom Hiddleston en la versión de 2016 de la BBC de El infiltrado citó una línea de El topo: “Estaba construido por la misma firma que hizo Stonehenge”.

Los escritores despiden a uno de los suyos

John Geller, quien fue el representante literario de Cornwell durante 15 años, declaró que Le Carré fue “un gigante indiscutible de la literatura inglesa” y que “habló sin miedo la verdad ante el poder en las décadas que siguieron a la guerra fría. “He perdido a un mentor, a una inspiración y, sobre todas las cosas, a un amigo. No veremos a nadie como él otra vez”, escribe Geller.

El novelista inglés Robert Harris ha descrito al escritor fallecido, en una declaración para SkyNews, como “uno de esos autores que no son solamente un escritor brillante sino también alguien quien ha logrado permear en la cultura popular”. Stephen Fry, actor, escritor y presentador británico, ha señalado que no hay otro narrador contemporáneo que le haya dado tanto placer en la lectura como Le Carré y agregó que “la mejor manera de honrar su gran vida y talento es releer todos sus libros, lo opuesto a una faena”. Richard Osman, presentador británico que publicó hace poco la muy exitosa El club del crimen de los jueves, se despidió del autor llamándole “el mejor y más sabio cuentista que han tenido”.

La fama y la admiración hacia el autor de El topo no era algo que estuviese limitado geográficamente. La canadiense Margaret Atwood, autora de El cuento de la criada, indicó que opinaba que las novelas sobre George Smiley eran “clave para entender la etapa media del siglo XX”. El escritor estadounidense de terror Stephen King, conocido por El resplandor y Carrie, ha lamentado que “este terrible año nos ha arrebatado a un gigante literario y un espíritu humanitario” y el brasileño Paulo Coelho declaró que Le Carré era “un visionario”.

Lo más visto en...

Top 50