Flamenco

Los herederos de Camarón, contra el museo del cantaor

La familia amenaza con denunciar al Ayuntamiento de San Fernando si inaugura el centro, que ha costado cuatro millones

Sala del museo dedicado a Camarón de la Isla, en San Fernando.
Sala del museo dedicado a Camarón de la Isla, en San Fernando.Román Ríos / EFE

El flamante edificio que debe honrar la memoria de Camarón de la Isla aún no ha cortado la cinta inaugural y ya ha estrenado polémica. Los herederos de José Monge Cruz (San Fernando, 1950-Badalona, 1992) han aprovechado el día en que el cantaor hubiese cumplido 70 años para anunciar su intención de tomar medidas judiciales contra el Ayuntamiento gaditano de San Fernando por considerar que “no tiene los derechos de uso de su imagen” para abrir el centro de interpretación que lleva el nombre del artista. El Consistorio lo niega y asegura que el convenio que ambas partes firmaron le autoriza “al depósito y exhibición” del legado de Camarón.

Para la familia, el Ayuntamiento isleño “no cuenta con la autorización de sus herederos para la utilización de la imagen ni la marca del cantaor, ni con los derechos de propiedad intelectual”, según un comunicado emitido este sábado por el bufete de abogados Carrión-Salamanca. De ahí que la viuda, Dolores Montoya, conocida como La Chispa, y los hijos del cantaor hayan dado ya autorización a sus representantes legales para “actuar contra todo aquel que esté haciendo un uso ilegal de la marca Camarón o Camarón de la Isla”; una acción que incluye a la propia institución pública, que acaba de invertir más de cuatro millones de euros en construir y equipar un museo que solo está pendiente de inaugurar.

Para los Monge Cruz, la génesis del conflicto radica en el convenio que firmó con el Ayuntamiento —entonces gobernado por una corporación municipal diferente— en 2014. Los abogados de los herederos aseguran que el acuerdo para crear el Espacio Camarón —integrado por la casa natal, ya rehabilitada, una ruta guiada y el museo— hacía referencia a la cesión de “una serie de pertenencias y objetos personales del artista” que ya obran en poder del Consistorio. Sin embargo, añaden que el uso de la marca Camarón de la Isla y sus derechos asociados estaban sujetos a un anexo que nunca se llegó a firmar. “No se ha avanzado en la cesión de estos derechos, cuyo consentimiento expreso recogía como imprescindible el citado convenio”, abunda la familia.

El referido acuerdo, al que ha tenido acceso EL PAÍS, detalla que la viuda de Camarón y sus herederos tienen derecho a una asignación mensual de 2.500 euros a pagar en un lapso de 50 años, que comenzó en 2014. El Ayuntamiento entiende que ese documento “establece de forma clara las condiciones de depósito y exhibición del legado y bienes de Camarón”, según la nota de respuesta a la familia, emitida este mismo sábado. Además, el Ayuntamiento ha recordado que también pagó “otros 200.000 euros en concepto de abono de derechos (propiedad intelectual, imagen, etc.) para la muestra que ya forma parte de la museografía y para poder poner en uso el espacio”.

Aunque desde el Ayuntamiento de San Fernando no han querido entrar más en la polémica, fuentes cercanas a la institución han asegurado que La Chispa —o un apoderado nombrado por ella— ha formado parte de cada una de las mesas técnicas en las que se han ido tomando acuerdos sobre el museo de su marido. “Y no ha mostrado disconformidad alguna”, ha explicado la misma persona, conocedora de las negociaciones. Hasta que este sábado el Consistorio se ha enterado, vía comunicado, que los abogados de los herederos van a “formalizar en los próximos días una acción de intromisión ilegítima en el uso de la marca, al no disponer de ella”.

Tras décadas de dimes y diretes, el Museo de Camarón de la Isla quedó en verano a expensas de una inauguración que la crisis del coronavirus ha postergado. El edificio, de más de 1.200 metros cuadrados, está articulado como un gran centro de interpretación sobre la figura del cantaor. Bajo el recorrido museográfico cronológico de la vida del artista, que se dividirá en Origen, Leyenda y Revolución, el espacio reconstruye la vida y obra de Monge Cruz con la ayuda de recursos audiovisuales interpretativos y piezas personales donadas por la familia, como premios, manuscritos o su famoso Mercedes. Está por ver si el posible conflicto legal vuelve ahora a retrasar de nuevo la apertura de un anhelado equipamiento cultural en la ciudad natal de Camarón.

Más información

Lo más visto en...

Top 50