Alizzz y C. Tangana: así nació la ‘rumbachata’

El productor explica el proceso de ‘Tú me dejaste de querer’, el nuevo éxito del madrileño que ha batido récords de escuchas

La Húngara (izquierda) y Alizzz (derecha), en un instante del videoclip de 'Tu me dejaste de querer'. En vídeo, el productor de C.Tangana explica cómo crearon juntos el éxito viral a nivel global. SONY | VÍDEO: EPV

El productor Cristian Quirante, más conocido como Alizzz, sabía que tenía un gran éxito guardado en un fichero del ordenador cuando grabó por primera vez, junto a C. Tangana, el estribillo de Tú me dejaste de querer, la nueva colaboración del artista madrileño con La Húngara y Niño de Elche. El videoclip de la canción acumula 6,7 millones de reproducciones en YouTube, subido hace tan solo tres días. Además, ha conseguido colarse en las listas de éxitos más virales a escala global de Spotify. “Teníamos claro que era un tema muy importante y con el tiempo y las escuchas nos dimos cuenta de que era una de las canciones con más posibilidades de pegar que habíamos hecho nunca”, explica a EL PAÍS en el vídeo que acompaña a esta noticia.

Quirante tiene experiencia en crear éxitos internacionales, como Mala Mujer, Booty o No te debí besar. Como narra en el vídeo, sus planes eran otros cuando entraron juntos a trabajar hace algo más de un año al estudio. Experimentaban con el sonido de artista de rock nacional, como Platero y Tú, Extremoduro o Reincidentes en mente. También con Pixies o Bob Dylan, pero no acababan de dar con la tecla. Cuando creían que volverían a casa con las manos vacías, C.Tangana le pidió grabar un estribillo rumba que tenía en mente desde tiempo atrás. Y fue el principio de una conexión entre géneros, la rumba y la bachata, que el guitarrista de ANTIFAN, Javier Harto (conocido como Hartosopash), les ayudó a unir.

Alizzz está presentando su primer proyecto en solitario. Sus dos adelantos, Todo me sabe a poco y El encuentro, con Amaia como invitada, son dos entregas de un pop envolvente y reconfortante para escuchar en la intimidad de la distancia social, pero los recuerdos que le sirvieron para componer sus letras, como se puede comprobar en ambos videoclips, tienen que ver con esas fiestas masivas y raves que quedan ya tan lejos. Una noche, como aquella del FIB de Benicàssim, en la que un joven que había dejado de tocar la guitarra hace años decidió que quería dedicarse a subirse un escenario y ser él quien pusiera a bailar al público.

Lo más visto en...

Top 50