EL HOMBRE QUE FUE JUEVESColumna
i

Malena Alterio, ‘funny girl’

La actriz llegó a España con ocho meses con su familia, que huía de la dictadura argentina. Hoy es una de las mejores actrices que combina el humor con el drama

Un retrato de Malena Alterio.
Un retrato de Malena Alterio.Carlos Spottorno

“Vivimos rodeados de incertidumbre, de miedo y, por suerte, de la risa”, me dice Malena Alterio, una de las actrices que mejor combina el humor y lo dramático. En Pamplona estaba rodando Espejo, espejo, la nueva película de Marc Crehuet. “Lo descubrí con su primera obra, El rey tuerto, que luego pasó al cine. De la segunda solo puedo contar que los personajes logran hablar con sus reflejos en el espejo, hasta que esos dobles se rebelan. Es una comedia muy inteligente, muy Woody Allen. De Marc me encanta cómo escribe, cómo dirige, su mirada”.

“Cuando era una cría y empecé a estudiar teatro con Cristina Rota me iba el drama, y muchos se reían”, dice la actriz

Pero la película se paró porque un compañero pilló el coronavirus. “Nos quedan dos semanas de rodaje, y en Barcelona retomaremos la parte final. Después, yo vuelvo al teatro”. Subrayo esa frase, porque no la veo en escena desde 2018, con Los universos paralelos, de David Lindsay-Abaire, en el Español, que dirigió David Serrano. “Luego mucha serie, Vergüenza, Señoras del (h)AMPA, y ahora estoy de nuevo con Luis Bermejo, preparando Los que hablan, escrita y dirigida por Pablo Rosal. Un texto divertido y extraño: una comedia que no lo parece. ¿Cómo tienen que hablar dos personajes para entenderse? Estará en La Abadía, del 22 de octubre al 8 de noviembre. Y luego vamos al Teatro del Barrio, que produce. A través del Barrio le llegó a Luis, y nos fascinó”.

Hablamos de comedia. Le digo que uno de sus trabajos con los que más me he reído era la niña mala de Achuús, una adaptación de cuentos de Chéjov a cargo de Carles Alfaro, en La Latina. Le pregunto de dónde viene esa veta cómica. “Eso es raro”, me dice, “porque cuando era una cría y empecé a estudiar teatro con Cristina Rota me iba el drama, y muchos se reían. O sea que quizás mi parte cómica venía un poco a mi pesar: ¡misterios!”.

“Mi deuda pendiente es pisar un escenario en Argentina, y volver a España con un montaje de allá”, señala

Malena Alterio nació en Buenos Aires, pero llegó a Madrid en 1974: tenía ocho meses. “Muy mala época, sobre todo para mis padres, que tuvieron que salir perseguidos por los militares. Así que mi formación estuvo muy vinculada aquí, pero el veneno del teatro me lo metieron Cristina Rota y mi tía, Norma Bacaicoa. Y mis padres, claro. Curiosamente, he hecho teatro con Veronese [Los hijos se han dormido, que era una versión de La gaviota, y Tolcachir [Emilia], pero solo en España: mi deuda pendiente es pisar un escenario en Argentina, y volver a España con un montaje de allá, aunque es obvio que están difíciles los tiempos. Pero no me rindo, porque adoro el teatro. La putada es que una no puede ver a los compañeros. ¡Algún defecto tenía que tener el escenario!”.

Hablando de comedia y de teatro, me lanzo a lo loco (aunque no tanto como parece) y le digo que hay un personaje que le iría al pelo: Hildy Johnson, que en el cine fue Rosalind Russell en Luna nueva (His Girl Friday, Howard Hawks, 1940. ¿Alguien se anima a producir?


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50