Rembrandt en el bar

En la pintura holandesa del XVII la apariencia de austeridad camufla un inesperado despilfarro, oculto y poderosísimo

Regentes del Kloverniersdoelen, de Bartholomeus van der Helst
Regentes del Kloverniersdoelen, de Bartholomeus van der Helst© Amsterdam Museum

Me impresionan los retratos holandeses, habitados por personajes vestidos de negro riguroso. Frente a la pasamanería de Giovanna Tornabuoni —en el Museo Thyssen—, los ropajes de los burgueses en Ámsterdam llevan a gala distinguir la abundancia del exceso. La ropa desvela la excelente calidad de los paños: en la pintura holandesa del XVII la apariencia de austeridad camufla un inesperado despilfarro, oculto y poderosísimo. Por eso me intrigan los retratos “con numerosas figuras, en ocasiones de cuerpo entero y otras de medio cuerpo, pero a menudo de tamaño real, que aparecen unas junto a otras”...

Más información