Los Oscar de 2021 se retrasan dos meses ante la parálisis en la industria provocada por la covid-19

Los BAFTA también se mueven hasta abril para permitir más margen para terminar las películas y estrenarlas. Los Emmy cancelan su fiesta y debaten cómo hacer la ceremonia en septiembre

Premios Oscar. En vídeo, la próxima edición se aplaza dos meses por la pandemia.DANNY MOLOSHOK / AP (VÍDEO: ATLAS)

Las dudas sobre la duración a medio plazo de la pandemia de covid-19 se hicieron patentes este lunes en Hollywood con la decisión de la Academia de Cine de retrasar los premios Oscar del año que viene de forma preventiva. El retraso es de casi dos meses, de la fecha prevista del 28 de febrero al 25 de abril. Junto con los Oscar se retrasa, una vez más, la inauguración del Museo de la Academia en Los Ángeles, que tenía previsto abrir en diciembre y ahora lo hará en abril. Las fechas de los Oscar se deciden con años de antelación y de ellos depende una de las producciones en directo más grandes del año. Con la pandemia, no solo no está claro que la gala se pueda celebrar con seguridad, sino que puede que no haya ni siquiera suficientes películas estrenadas para premiar.

Los gobernadores de la Academia tomaron esta decisión en una reunión por Zoom este lunes por la mañana, días después de haber indicado otros cambios debido a la excepcional situación que vive una industria que no puede rodar y con los cines cerrados hasta esta semana (en Los Ángeles ya pueden abrir hasta el 25% de su capacidad). Los Oscar ya habían decidido admitir de forma excepcional películas que solo se hayan estrenado en streaming, siempre que tuvieran previsto su estreno en salas y no hayan podido hacerlo por el coronavirus.

Posponer los Oscar confirma que nadie está seguro de que se pueda montar una superproducción de forma segura para febrero

Además, el periodo para calificar para los premios de 2021 se amplía a películas estrenadas hasta el 28 de febrero de ese año. Normalmente, solo se consideran las películas estrenadas en salas en el año natural anterior a la ceremonia.

El comunicado de la Academia viene a reflejar que la industria no tiene total confianza en que la situación se pueda normalizar en Hollywood a corto plazo. La pandemia y el cierre de los cines ha hecho saltar todos los planes del año. Los grandes estrenos previstos para competir en las vacaciones de Pascua tuvieron que ser cancelados, pospuestos, o derivados a un estreno directo en streaming, una decisión forzada que ha disparado las tensiones con los exhibidores. Los que se retrasaron a otoño obligaron a su vez a retrasar otros a la campaña de Navidad, lo que empujó a otros títulos hasta la primavera de 2021. Hollywood vive en una eventualidad que mantiene a toda la industria en ascuas. Todo, sumado a las advertencias de los expertos de que es muy posible que haya un rebrote de coronavirus en otoño que obligue de nuevo a tomar medidas excepcionales.

En este contexto, posponer los Oscar confirma que nadie está seguro de que se pueda montar una superproducción de forma segura para febrero y que, además, hace falta la ventana de estrenos de Pascua de 2021 para tener garantías de que al menos alguno de los contendientes se ha visto en salas. Será la primera vez en cuatro décadas que los Oscar se celebran más tarde de marzo. La decisión de la Academia obliga además a reconfigurar toda la temporada de premios de Hollywood, que normalmente empiezan con los Globos de Oro en el primer domingo de enero y acaban con los Oscar, a finales de febrero o principios de marzo. Todos los demás se celebran entre medias. Los primeros en reaccionar fueron los BAFTA británicos, que también retrasaron la fecha hasta el 11 de abril, dos semanas antes de los Oscar.

“Durante más de un siglo, las películas han jugado un papel importante en darnos calor, inspiración y entretenimiento durante los tiempos más oscuros”, dijo en un comunicado el presidente de la Academia, David Rubin. “Este año, desde luego, lo han hecho. Al extender el periodo de elegibilidad esperamos dar a los cineastas la flexibilidad que necesitan para terminar y estrenar sus películas sin que les penalice algo que está fuera del control de todo el mundo”.

Karey Burke, presidenta de la cadena ABC, que patrocina la ceremonia de los Oscar, añadió: “Este año nos encontramos en territorio inexplorado y vamos a continuar trabajando con nuestros socios en la Academia para asegurarnos de que el espectáculo del año que viene sea una celebración segura”.

En este sentido, la gala de premios que tiene que tomar una decisión con más urgencia son los premios Emmy de la Academia de Televisión, que tradicionalmente se celebran al final del verano. En este caso, el problema no es la falta de producto nuevo para premiar. Los llamados Creative Emmys, que premian decenas de categorías técnicas, se van a celebrar de forma virtual los días 12 y 13 de septiembre. Para la ceremonia principal, los Primetime Emmys, convertidos en los últimos años en un evento lleno de estrellas que rivaliza con los premios de cine, se mantiene la fecha del 20 de septiembre. Sin embargo, la Academia ya ha anunciado que por primera vez no habrá fiesta posterior a los premios. Aún no está claro que se pueda realizar un show tradicional y la Academia está en conversaciones con productoras para ver cómo se puede hacer.

Más información

Lo más visto en...

Top 50