OBITUARIO

Fallece la filóloga e hispanista argentina Lía Schwartz

Considerada una autoridad en los estudios del Siglo de Oro, la profesora era una figura muy querida, conocida y respetada en el ámbito académico neoyorquino

La filóloga e hispanista argentina Lia Schwartz.
La filóloga e hispanista argentina Lia Schwartz.

La filóloga e hispanista argentina Lía Schwartz, (Corrientes, Argentina, 1941), falleció en Nueva York el pasado 31 de mayo a los 79 años de edad, víctima de una neumonía. Considerada una autoridad en los estudios del Siglo de Oro, la profesora Schwartz era una figura muy querida, conocida y respetada en el ámbito académico neoyorquino. Pese a su delicado estado de salud en los últimos años, tuvo a bien seguir impartiendo clases mientras las fuerzas le dieron de sí. Sus enseñanzas marcaron a varias generaciones de estudiantes a lo largo de más de medio siglo. Discípula de Borges en su Argentina natal, Lía Schwartz cursó estudios de Lenguas Clásicas y Filología Española en la Universidad de Buenos Aires, ampliando su formación en las universidades Johannes Gutenberg, en Maguncia, Alemania, e Illinois, Estados Unidos, donde se doctoró, dando comienzo a su ejemplar carrera docente. Ocupó puestos como catedrática de literatura en Fordham University y Dartmouth College, antes de ser nombrada Profesora Distinguida de Literatura Española y Comparada en el Centro de Estudios Graduados de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, cuyo programa de estudios doctorales dirigió durante más de una década. Figura internacionalmente reconocida, la Doctora Schwartz fue profesora visitante y dictó cursos y conferencias en universidades de Latinoamérica, Europa y Estados Unidos, entre ellas las de Salamanca, Buenos Aires, la Sorbona, Harvard, Yale y Princeton.

Su ingente labor como investigadora cristalizó en una asombrosa cantidad de publicaciones. Rastreó la huella de la tradición grecolatina en la literatura española del Siglo de Oro, ofreciendo lecturas insólitas y novedosas de algunos de sus representantes mayores, publicando importantes trabajos sobre autores fundamentales del Siglo de Oro español, como Luis de León, Lope de Vega, Góngora, Garcilaso, Bartolomé Leonardo de Argensola o Alonso de Ercilla, entre otros. Escribió con luminosa precisión sobre los tres prosistas mayores de la lengua castellana: Cervantes, Gracián y Quevedo, haciendo de este último el centro de gravedad de sus investigaciones más relevantes y convirtiéndose en una de las autoridades mundiales sobre su obra. Sus estudios sobre la sátira menipea y la tradición del neoestoicismo en las letras áureas están considerados como una de sus aportaciones más significativas al campo de los estudios filológicos de los siglos XVI y XVII.

Figura señera del hispanismo, Lía Schwartz representaba una manera de entender la filología ajena a las modas académicas, enfocada en el valor esencial de las humanidades como componente central e insustituible de la educación. Entre 1992 y 1998 desempeñó el cargo de Secretaria General de la Asociación Internacional de Hispanistas (AIH), organización de la que fue presidenta desde 1998 hasta 2001, siendo ulteriormente nombrada Presidenta de Honor. Asimismo ejerció como vocal y vicepresidenta de la Asociación Internacional del Siglo de Oro (AISO). Fue miembro del consejo asesor de diversas instituciones, así como de varias editoriales y numerosas revistas especializadas de Estados Unidos, Argentina y España. El Gobierno de España reconoció sus extraordinarios méritos como difusora de la literatura de nuestro país en el ámbito internacional otorgándole la Encomienda de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio en 1999, así como la Orden del Mérito Civil en 2013. En 2016 fue nombrada Académica correspondiente de la Real Academia Española. El año pasado un distinguido elenco de colegas publicó un volumen de homenaje recogido bajo el título de Docta y sabia Atenea. Studia in honorem Lía Schwartz. Publicado por A Universidade da Coruña, el proyecto fue coordinado por Sagrario López Poza y auspiciado por el Queen Sofía Spanish Institute, de cuyo consejo cultural formaba parte. El volumen, que contó con la participación de una cuarentena de especialistas del más alto nivel, fue presentado en la sede del Instituto Cervantes de Nueva York en un acto tan memorable como emotivo.

Más información

Lo más visto en...

Top 50